10 Consejos para ser bueno padre de una niña
  • Nuestros bebés nacen indefensos e ingenuos, dependiendo totalmente de nuestros cuidados. A medida que van creciendo, pasan a demostrar las peculiaridades ligadas al sexo ya su personalidad. Los niños tienden a ser más inquietos y algo brutos en tocar y actuar. Las niñas se muestran más sensibles, pueden ser calmadas con más facilidad y son más sociables.

  • Todas las diferencias biológicas entre niños y niñas pueden ser amenizadas o fortalecidas por el comportamiento de los padres y de todo el ambiente. Al final, el niño es como una pantalla en blanco que va a adquirir los colores con los que pintar.

  • Hay buenos libros para ayudar a los padres y madres a ser cada vez mejores en el trato con sus hijas que funcionan como una especie de diccionario que aclara cualquier duda que tengamos con respecto a la creación de nuestras bebitas, niñitas y chicas. De todos modos, espero que este artículo sea útil para el papá que se encuentra inseguro sobre la creación de su hija.

  • 1. Ejerzca su autoridad

  • Las muchachas tienen una manera especial de pedir lo que quieren a sus padres. Estos "se derriten" y realizan todos sus deseos. Actuar así no va a hacer de su hija un adulto equilibrado y capaz de enfrentar el mundo. Decir "no" cuando cabe y "sí" si la petición es cabida es papel del padre y de la madre. Basta con explicar el por qué de su actitud.

  • 2. Acepte el "no" del niño

  • Si usted puede decir "no" a su hija, también debe permitir que ella lo haga. Por ejemplo, si ella no quiere vestir determinada blusa o no quiere saludar a una persona con la que no tiene empatía. Ella debe tener esa libertad, pero si algún "no" de ella es incansable para usted, no la reprenda, sólo explique sus razones para discrepar. Esto genera libertad en la relación de ustedes y cuando ella es adolescente y tiene su primer novio, se sentirá la voluntad de hacerle preguntas y contar cómo se siente.

  • 3. Ayude a su hija en el momento en que ella necesite desligarse de la madre

  • Tanto niñas y niños necesitan en algún momento de sus vidas abandonar la relación estrecha con sus madres y pasar a desarrollar su propia personalidad. Esta separación ocurre más temprano para el sexo masculino que para el femenino y el niño necesita saber que la independencia de la madre no la dejará desamparada y es parte de su crecimiento. Por lo tanto, la presencia del padre se hace de una importancia sin igual, ya que él deberá rodearla de cuidados y atención para facilitar ese proceso. Este proceso ocurre normalmente y es importante que, como padre, usted no haga que transfiera la dependencia para usted, pero aprender a ser autosuficiente emocionalmente.

  • 4. Usted es el ejemplo

  • Tenga en cuenta que todo lo que usted haga y diga afectará a la personalidad de su hija. Ella, así como cualquier niño, aprende a través de los ejemplos venidos de las personas en quienes confía. Si hay violencia doméstica, ella va a aprender que eso es normal; si hay animosidad entre los parientes, ella creerá que puede destratarlos también, y así sucesivamente. Busque hacer de su hija una persona mejor que usted. No será la escuela, amigos, abuelos o profesores los responsables de ello, sino el padre y la madre.

  • 5. Escuche desde siempre

  • De acuerdo con datos científicos, el 50% de las niñas de 16 meses entienden 206 palabras. Mientras que el mismo porcentaje de niños entiende solamente 134. A los 18 meses de edad, tienen un vocabulario de 56 palabras y ellos de apenas 28. Solamente a los 20 meses, la mayoría de los niños se igualan a las niñas.

  • ¿Pero qué quiero decir con eso? Que las muchachas hablan y miran mucho más cosas que los niños, desde que nacen. Así, el padre necesita saber escuchar. No impida a su hija de expresarse, de abrirse con usted, aunque ella esté hablando solamente sobre lo que su muñeca hizo durante el día.

  • Más adelante, ella también se sentirá segura para hablar con usted sobre lo que sus amigas adolescentes y ella hacen cuando salen solas. Una relación así se construye con el tiempo, pero necesita ser iniciada cuanto antes en la vida del niño.

  • 6. Jugar con su hija

  • No es por el sexo femenino que su hija no le gusta correr, saltar, jugar pelota, andar en bicicleta, jugar con barro y arena o lamerse de tinta al pintar un cuadro. Estas son actividades que el padre puede proponer. Los momentos de interacción entre padre e hija, que involucra actividades lúdicas, son óptimos para fortalecer los lazos entre ellos. Pero si tu hija quiere jugar a la muñeca contigo, ¿por qué no divertirte también? Deja el machismo de lado, pues no hay nada mal en hacer eso. 7. Proteja a su hija

  • La mejor manera de proteger a su hija es enseñarla a confiar en su propio valor. Ayude a su niña a considerar a una persona valiente, independiente, capaz y dueña de sus sentimientos y de su cuerpo. Así, ella podrá desbravar el mundo sin someterse al que hiere su personalidad y sus creencias. Si una niña se siente siempre amada y respetada por su padre, conseguirá recorrer su camino sin arrepentimiento o auto-reprensión. En fin, ella será un adulto completo.

  • 8. Enseñe a su hija que las mujeres no son débiles

  • Esta enseñanza debe iniciarse pronto en la vida del niño. Incentive a su hija a alcanzar sus objetivos: si ella pide un juguete, diga que ella puede ir a buscar; si quieres colocar un zapato, dile que intente antes de ofrecerse para calzarlo. Pero recuerde: atente siempre para las limitaciones relacionadas a la edad y no fuerce una situación que el niño no está lista para encarar, pues en vez de alentarla, usted estará reafirmando que ella es incapaz de hacer cualquier cosa sin su ayuda .

  • 9. Deje los celos de lado

  • Usted es padre, pero también debe ser amigo de su hija. No la reprenda cuando le diga algo que usted no quiere oír. Si ella le habla de su interés reciente por los niños es porque está creciendo y necesita entender cómo actuar ante esta novedad. Una persona de sexo masculino puede ser fuente de información valiosa en relación con las relaciones entre los niños y las niñas. Respete los sentimientos de su hija. Enseñe a su hermana a elegir bien con quién se relaciona. Los celos no te ayudarán en absolutamente nada en esta hora, a menos que estés buscando alejarse para no tener que encarar que la gente crezca y tus intereses cambian.

  • 10. Usted no es un superhéroe

  • Usted es un ser humano como cualquier otro, con sus características peculiares, defectos, vicios, manías y calidades. Nunca intentes pasar una imagen de lo que no eres para tu hija. Muestre a ella que usted se equivoca y golpea. Todas las chicas quieren casarse con un príncipe encantado igual a sus padres, no le dé expectativas que probablemente nunca se van a realizar. Enseñe que todo el mundo, incluso usted y su esposa, cometen engaños y aprenden de ellos. Su hija crecerá más segura de sí y entenderá que la perfección es algo utópico.