10 Consejos para tratar con un marido mimado por la madre
  • Hay hombres que realmente fueron mimados por las madres. No es que el amor no deba ser nutrido, pero todo lo que excede y de alguna forma perjudica, es importante que sea repensado y modificado.

  • Tal vez muchas esposas no sepan qué hacer cuando los mimos maternos llenan la vida del cónyuge, trayendo consigo peleas y penas. Su esposo siempre habla: "Pero mi madre nunca lo haría" o "Mi mamá no lo dice", por ejemplo cuando nada queda en el lugar, calcetines, zapatos, toallas, ropa sucia, etc. Muchas veces esta costumbre viene de la madre, que cuida de todo, y el hijo trae consigo todos los hábitos anteriores.

  • Puede parecer hasta gracioso. Tal vez usted está viendo su rutina diaria en esta descripción, pero muchas esposas han oído esto a lo largo de los años y se sienten tristes por no tener el reconocimiento del esposo. Parece que nunca estará a la altura de una buena madre y esposa, y eso, además de lastimar, interfiere mucho en la relación de la pareja.

  • Vea cómo tratar con un marido mimado por la madre:

  • 1. Hable abiertamente. Si eso le molesta, hable con su marido de forma clara y sin tono de queja. Por más difícil que sea y por más que esos mimos le molesten, no use lenguaje áspero. Sea cariñoso al hablar y explique que necesita su apoyo.

  • 2. No presione para elegir

  • . Jamás presione a su marido a elegir entre la madre y usted. Sea sabio. Usted puede cambiar el curso de las cosas. La mujer siempre tiene ese estilo cariñoso de conquistar. Utilice esto a su favor.

  • Las dificultades no se han hecho para ser un punto de debilidad, sino para transformarlas en fortalezas y para fortalecernos con eso. Si usted renuncia a todo por orgullo, ¿cómo quedará el futuro de su familia y de su historia de amor? No somos perfectos, pero estamos dispuestos a mejorar.

  • 3. Delegue tareas

  • . Si su esposo sólo sabe darle órdenes, recuerde, de modo amoroso, sus obligaciones como marido y padre. Diga que una familia se hace de asociación, ayuda conjunta y ni él ni usted pueden acomodarse en sus responsabilidades y eso es lo que une a la pareja.

  • 4. Elogie

  • . Otro punto clave es el elogio. Cuando su esposo haga algo bueno, por más simple que sea, sepa elogiar: "Amor, que bueno que lo hiciste". "Estoy tan feliz porque me has ayudado con esto". Beije, abrace y recompense de alguna forma con cariños. Esto le recordará que siempre que hace algo bueno, tiene su aprobación y es recompensado en forma de más amor dentro del hogar.

  • 5. Pida ayuda a él

  • Si él criticar una actitud suya y compararla a la madre de modo negativo, pídale que le enseñe a hacer de una manera mejor. Diga que ambos vinieron de una cultura familiar diferente y no saben de todo. El matrimonio sirve para enseñar y fortalecer, y deben siempre estar listos para ayudar, corregir y enseñar al otro.

  • 6. Encuentre un punto en común

  • . Vean lo que los ligan, lo que los hacen cercanos y enaltecen diariamente esas cualidades. Esto es un impulso motivador. 7. Estimule la paz para todos

  • . Traiga y sea la paz de su hogar. Evite las disputas de cualquier tipo. Respire profundamente cuando se siente irritada, cuente hasta 10 si es necesario, pero no crea un clima negativo entre ustedes. Repita la información anterior, tantas veces como sea necesario, pero no desista.

  • 8. Construya su felicidad

  • La boda no tiene que ser una carga. Nadie casa para ser infeliz, pero hay que recordar que la felicidad es una construcción diaria y que nuestra decisión de no irritarse, amar por encima de los defectos y pasar por encima del orgullo hace toda la diferencia.

  • 9. Comprenda la diferencia cultural

  • . Es fácil quedarse con rabia del otro por los defectos tan visibles, pero conocer profundamente la cultura familiar desde la infancia, puede traer más comprensión a la pareja. Es importante que ambos conversen sobre esto y conozcan más sobre la infancia de cada uno, educación, alegrías y tristezas de cada época antes de conocerse, para tener una comprensión mayor de por qué algunas cosas son como son.

  • 10. No hable mal

  • Por más difícil que sea, no teñe o hable mal de su madre. No lo haga, trate de tener una buena convivencia con ella y sea amorosa con su suegra. ¡Ejercite esto!

  • Perdón y no lo critique. Perdonar es necesario, pues tenemos fallas y el perdón es necesario para el buen marco del alma. Habrá días que usted errará, otros, que su esposo errará, y entonces el perdón lava el dolor y acerca a la pareja con ternura y amor.