10 Cosas que usted debe hacer para prepararse para el parto normal
  • Dar a luz sigue siendo uno de los acontecimientos más desafiantes para las mujeres, especialmente a las que aún no tienen hijos. La preparación anticipada suaviza el temor y el estrés, ayudando a transformar el momento en una experiencia victoriosa.

  • Optar por el parto normal no siempre es suficiente para que ocurra. Hay casos donde la seguridad de la madre y del niño son determinantes para optar por una cirugía. En esas horas decisivas, la competencia del profesional y el entendimiento de la madre valen mucho para el éxito.

  • Aquí hay 10 cosas que ayudan a las madres a prepararse para el parto normal:

  • 1. Alimentación sana

  • Dejar de ingerir alimentos procesados ​​y sustituir por opciones más naturales y nutritivas, preservan la salud de la madre, ayudan en el fortalecimiento del bebé y evitan enfermedades en la gestación y en el posparto, permitiendo un parto normal más eficazmente.

  • Lea: Alimentación en el embarazo - Qué no debe ingerir

  • 2. Alimentación adecuada antes del parto

  • Los ayunos prolongados antes de partos no son adecuados. Mientras la madre está en trabajo de parto (en casa) conviene alimentarse de los siguientes alimentos que tienen digestión rápida:

    • Arroz, tostadas integrales

    • Manzana, plátano, pera

    • Carnes blancas y ligeras (pescado, pollo o pavo)

    • Zanahoria y zanahoria calabaza cocida

  • Llegando al hospital la madre no se alimentará más hasta que el bebé nazca.

  • 3. Ejercicios regulares

  • Practicar ejercicios es siempre sano y necesario para la buena salud. Sin embargo, durante la gestación tienen la función de aliviar los dolores y las molestias causadas por los cambios en el organismo. Además de facilitar el rendimiento a la hora de la fuerza para el bebé nacer.

  • Lea: 6 ejercicios con instrucciones para hacer durante el embarazo

  • 4. Ejercicios fortalecedores

  • Estar con la musculatura fortalecida para un parto normal ayuda mucho. Estos y otros ejercicios pueden ser realizados con la autorización del médico que acompaña el prenatal.

    • Con la espalda recostada a una pared, sentada en el suelo, junte los pies y empuje las piernas con los codos. Sólo empuje, diferenciando el ejercicio de las famosas mariposas de los tiempos de ballet.

    • Recostada a la pared, pies separados para mantener el equilibrio, deslice hasta que los muslos estén en paralelo con el suelo. Vuelva a la posición inicial.

    • En posición de gatita (manos y rodillas en el suelo, cabeza en el mismo ángulo que la espalda), encola la barriga y arquee la espalda hacia arriba. Permanezca por unos segundos y vuelva despacio.

  • 5. Relajación del perineo

  • La contracción y la relajación de la musculatura del perineo se realiza por movimientos internos, como si fuera a prender la orina. El conocimiento de cómo relajar el períneo ayuda a la hora del parto normal, pues cuanto más relajada la musculatura, menor el dolor.

  • 6. Hacer la fuerza correcta

  • Para este entrenamiento lo mejor es llenar el pecho de aire, no soltar y empujar el aire hacia abajo. Entrenar frente a un espejo ayuda a saber si es correcto o no, pues si el aire queda atrapado en el cuello y la cara roja, la fuerza está equivocada. Cuando la parte central de la barriga está hacia adentro, como si el ombligo desaparecer, la fuerza será correcta.

  • 7. Elección de la maternidad y obstetra

  • Es importante saber si el profesional acepta realizar partos normales y si la maternidad está preparada para ello.

  • 8. Conocer el parto normal

  • Estudiar al respecto, obtener informaciones de madres y profesionales es bueno para que la gestante sepa qué sucederá, qué puede hacer para ayudar, qué procedimientos de praxis y otras preguntas. Así, el miedo será sustituido por la preparación.

  • 9. Conocer las señales del trabajo de parto

  • Ellos son variados y no todos ocurren en todas las gestaciones. Pueden ser la baja del vientre (la barriga desciende), contracciones frecuentes indoloras o con dolor, caída del tampón, entre otras. Saber qué medidas deben tomarse y la hora de ir al hospital disminuye el tiempo de internación, ayuno y otras molestias.

  • 10. Prepararse psicológicamente

  • Esta vida está repleta de desafíos. El parto comúnmente se asocia con el dolor extremo, la reclusión y otros elementos negativos. Si fuera así, las madres sólo tendrían un hijo. El dolor es recompensado por la conquista de haber logrado dar a luz y por el bebé totalmente dependiente que ha sido generado y que es amado desde siempre. ¡El sentimiento post-parto es indescriptible! Pensar positivo y tener coraje transforman un momento de miedo en energía para continuar.

  • Lea: 6 cosas que usted nunca debe decir a una mujer que va a intentar un parto normal