10 Cosas que los hombres que traen tienen en común
  • Algunas señales son tan obvias que ninguna mujer ignoraría, como reuniones de trabajo tarde o de noche, pasar la noche fuera, manchas de lápiz labial, etc. Pero existen rasgos más subjetivos que pueden indicar que un hombre está traicionando. ¿Cómo percibir y qué hacer?

  • 1. Él no respeta a la propia madre

  • Según Carole Lieberman, autora del libro Bad boys, porque lo amamos, cómo convivir con ellos y cuando los dejan, una mujer debe observar cómo su marido o futuro marido trata su madre. Si él es grosero con ella y la falta de respeto es muy probable que hará lo mismo con usted. Tenga en cuenta que puede llegar a mentir para usted, también.

  • 2. Él se encuentra

  • Es la última bolita del paquete, narcisista, egocéntrico y no tiene empatía. Este tipo de hombre suele ver a las mujeres como objetos y claro, son más propensos a traicionar. Se aleja de ese tipo de hombre y no intente cambiarlo, primero él no cree que necesita, segundo, no quiere cambiar.

  • 3. Se siente poderoso

  • Estudios realizados en la Universidad de Tilburg en los Países Bajos muestran que los hombres que se perciben como poderosos son más propensos a ser infieles. La sensación de poder puede ser un afrodisíaco que los mueve a buscar más y más admiración. Una investigación hecha por el equipo del Dr. Joris Lammers sobre la relación entre poder e infidelidad, concluyó que la relación entre poder y confianza es tan grande como entre el poder y la infidelidad. La mejor manera de mantener a ese hombre fiel es alimentar su ego, diariamente. Si aún así él alista, confronte con las evidencias que tenga. Él no podrá negar y ni se sentirá más poderoso.

  • 4. En el fondo es inseguro

  • Si se siente poderoso, pero se siente también amenazado - sea por el avance de los años, pérdida de cabello o ser despedido - su autoestima puede caer y él intentará reerguértela teniendo un caso. Esto le hará sentirse "hombre" de nuevo. Evite compararlo a otros con más éxito y alentarlo en sus metas. 5. Él suele tener vicios. Los hombres que beben mucho o usan drogas, no tienen límites y creen que pueden hacer lo que quieran, incluso traicionar. La solución para las mujeres es cuidar de sí mismas y ser autosuficientes tanto emocional como financieramente en este tipo de relación.

  • 6. Se vuelve crítico de repente

  • Él nunca se importó con su peso, sus hábitos domésticos o su empleo y de repente parece que todo lo irrita y él comienza a criticarla y hacerla dudar de sus creencias y cuestionar sus creencias derechos. Suele ser una manera de un traidor de manipular y de desviar la atención de su propio comportamiento. Busque percibir si está estresado o deprimido antes de concluir que es traición.

  • 7. Él derrama el encanto

  • Si él es demasiado encantador con usted, su madre, sus hermanas, sus amigas, hasta el punto de pensar que cualquiera se derrite por él, es muy probable que eso esté sucediendo.

  • Deje claro que usted saldrá de la relación si él no cumple su parte en ella. Sea positiva si a pesar del exceso de encanto todavía es fiel. No intente cambiarlo.

  • 8. Sufre de "blancos"

  • Él comienza a olvidar su cumpleaños, su restaurante favorito y sus gustos. Olvida lo que prometió como, por ejemplo, llevarla al cine. En realidad él finge olvidar para no caer en el error de confundir usted, sus fechas y sus gustos con los de la otra. Sorpréndelo diciendo: ¿Recuerda que prometió comprar el DVD de aquella película que me encanta? Si su reacción es "amarillenta", preste atención a otras señales.

  • 9. Queda más arriesgado

  • Some para llamar, esconde el teléfono o no atiende cuando usted está cerca. Se queda mucho tiempo con él y cambia la contraseña con frecuencia. Además, comienza a "olvidar" el móvil en el coche o en el trabajo. La mayoría de las mujeres traicionadas relata que vio estas señales, pero no lo ojaron o buscaban explicaciones para ellos. No descuida tu instinto.

  • 10. Cambia el comportamiento

  • Se vuelven menos afectuosos y aunque todavía quieran tener sexo, la intimidad no parece más la misma. Ya no queda abrazado contigo en el sofá, el beso es en la cara y mecánico. Si él siempre ha sido poco afectivo, pero está peor, puede ser estrés. Pero si el cambio es grande, entonces tiene algún problema ahí.

  • Cambian también otros hábitos como de repente pasan a cuidar más, salir más ordenados y perfumados de casa, etc.

  • Hable con él sobre eso, diga que se echa de menos el toque afectuoso, que ha cambiado y si hay algo mal. Si niega que ha cambiado, encienda el parpadeo de alerta.

  • Lea: 10 razones por las que los hombres y las mujeres nunca deben buscar a un amante