10 Cosas que los hombres y las mujeres hacen que destruyen el romance en la boda
  • Es muy común oír hablar de las dificultades del matrimonio y del por qué están durando cada vez menos. Sin embargo, lo que hay que considerar es que el problema no está en el matrimonio, sino en la forma en que los cónyuges actúan. Los hombres y las mujeres tienen formas diferentes de pensar y manifestarse, pero ambos contribuyen a terminar con el romance en el matrimonio. Observamos actitudes comunes de uno y otro:

  • 5 actitudes masculinas

  • 1. Falta de atención

  • Desatenciones como no atender a la esposa al teléfono, ser indiferente a sus necesidades, caminar delante de ella y no oír, por ejemplo, son actitudes que detonan la novela en la relación.

  • 2. Promesas vacías

  • Un hombre necesita tener palabra, nadie está obligado a prometer, pero cumplir lo prometido es fundamental. Los hombres que no actúan de acuerdo con lo que dicen arruinan cualquier posibilidad de mantener la novela.

  • 3. Tener siempre razón

  • Es muy aburrido cuando el hombre se coloca como el "dueño de la verdad", sabe de todo y quiere que sea siempre a la moda de él, manifestando profundo egoísmo. Reconocer que también erra y no siempre sabe lo que es mejor, lo hace un hombre mucho más interesante.

  • 4. Ser controlador

  • Nada más eficiente para acabar con una novela que querer controlar todo. Un hombre que monopoliza desde el control remoto de la televisión, hasta los mínimos detalles de la casa muestra falta de confianza en la esposa y la desagrada profundamente.

  • 5. Apuntar defectos de la esposa

  • Un hombre de éxito es aquel que sabe dar valor a la esposa y lo demuestra elogiando constantemente. Denegar su imagen, hacer comentarios del tipo "usted engordó" es dinamita pura para el romance.

  • 5 actitudes femeninas

  • 1. Ser inquisitiva

  • Un hombre no acepta ser entrevistado todo el tiempo: "¿dónde usted estaba?"; "¿lo que hizo?"; "¿por qué lo hizo?"; "con quien estaba hablando?". Esto es muy desmotivador. Las mujeres que demuestran desconfianza continua contribuyen a poner fin al romance en el matrimonio.

  • 2. No dar tregua

  • Las mujeres emocionalmente dependientes de sus maridos no les dan paz, son muy apegadas y quieren que sus maridos participen de todo en su vida, así como quieren participar de todo en la de ellos. Se vuelven aburridos y desinteresados. Claro que en un matrimonio hay que cultivar el compañerismo, pero hay que respetar también la individualidad de cada uno. 3. Ser rencorosa

  • No se olvidan de nada, cultivan penas que se exponen a cada nueva discusión o oportunidad. Siempre están apuntando el pasado y acusando a sus parejas; se vuelven irritantes, discutiendo siempre la relación y repitiendo las mismas cosas. No hay hombre que soporte por mucho tiempo.

  • 4. Tener celos de todo y todos

  • Hombres no tienen mucha paciencia con mujeres pegajosas; que los deja muy nerviosos. Cuando los celos son justificados por alguna actitud de ellos, suelen quedar valientes, la reacción es del tipo "fui atrapado en el flagra". Peor aún cuando los celos no se justifica, entonces ellos se frustran, aburridos e inclinados a dar sentido a la desconfianza de la esposa.

  • 5. Destruir al marido

  • Reclamar todo el tiempo, evidenciando lo que no le gusta en el esposo provoca una reacción muy perjudicial a la autoestima de él. Él se vuelve carente y se siente incomprendido. Las mujeres que hablan mal de sus maridos y denigran su imagen están cavando un abismo en el matrimonio.

  • Así antes de culpar la intimidad como la gran villana del matrimonio, más provechoso sería que hombres y mujeres buscaban analizar mejor la forma en que conducen sus bodas.