10 Pequeños hábitos que pueden matar una boda
  • A veces estamos tan acostumbrados a actuar de cierta manera, que dejamos de preocuparnos por el hecho de que nuestras actitudes están afectando a nuestro cónyuge y nuestro matrimonio. Hay cosas que no matan la boda de una hora para la otra, pero matan el amor poco a poco. A continuación están 10 entre ellas:

  • 1. No reconocer los esfuerzos ni agradecer a Marido, cuando fue la última vez que usted agradeció la comida que su mujer preparó? ¿Y por la ropa que ella pasó? ¿O por el olor agradable que quedó en la casa que ella limpia? Y tú, mujer, recuerda la última vez que agradeció a su marido por él proveer el sustento de la familia? ¿O por él cargar algo pesado? ¿O arreglar algo estropeado?

  • Aunque son tareas simples y cotidianas, hay mucho esfuerzo empleado en cada una de ellas. Es tan bueno saber que nuestro cónyuge aprecia lo que hacemos. Por otro lado, es muy frustrante cuando demuestra no importar. Nunca dejes de demostrar tu gratitud por lo que hace tu cónyuge.

  • 2. No elogiar

  • Además de un "muchas gracias", marido y mujer aman recibir elogios. Cuando dejan de elogiar el uno al otro, transmiten el mensaje de que no ven nada más en el otro, no se admiran el uno al otro. Y la admiración está directamente relacionada con el amor. Sin admiración difícilmente hay amor.

  • 3. No saber esperar

  • Cosas simples como caminar al lado del cónyuge, en vez de correr en el frente; esperar al marido para almorzar cuando se retrasa; esperar pacientemente a la esposa a prepararse, sin quejas hacen toda la diferencia en la boda. Si el cónyuge no está dispuesto a esperar, difícilmente estará dispuesto a hacer mayores sacrificios que tarde o temprano serán requeridos en el matrimonio.

  • 4. Desatención

  • Es muy frustrante tratar de conversar con el marido o la mujer y darse cuenta de que él está más interesado en lo que se está diciendo en la televisión, o en WhatsApp o en Facebook, que en lo que tiene que decir.

  • Lea: 5 señales de que usted está más casado con su smartphone que con su cónyuge

  • 5. Falta de colaboración

  • La casa es un ambiente de uso compartido, por lo tanto es responsabilidad de todos los que viven en ella. El hecho de que el marido trabaje fuera no le exime de la responsabilidad de contribuir a su organización. La falta de colaboración no sólo sobrecargar a la esposa, sino que transmitirá un mensaje de indiferencia, de poco caso para con su sacrificio. 6. Falta de toques desinteresados ​​

  • Es algo que puede hacer mucha falta entre las parejas, principalmente para las mujeres. Besos apasionados en medio de la cocina, sentarse de brazos dados en el sofá, caminar de la mano, abrazos apretados son toques que deben formar parte de la rutina de una pareja que se ama. Muchas parejas sólo se tocan en los momentos íntimos. Si el hombre sólo toca a su mujer cuando tiene interés sexual, se va desilusionando gradualmente, hasta el punto de perder la fe en el romanticismo y de ver el sexo como una obligación y no más como algo satisfactorio.

  • 7. Cobros y más cobros

  • Sé que hay personas que necesitan constantes sacudidas para recordar sus obligaciones. Sin embargo, así como es irritante convivir con alguien que no hace nada hasta que sea cobrado, es horrible vivir bajo presión constante. Una relación de esas no va lejos, a menos que ambos lleguen a un acuerdo y se empeñen en mejorar.

  • 8. Falta de compañerismo

  • Uno de los ingredientes más importantes en una relación es el compañerismo. Si el marido o la mujer no topa acompañar al otro en una caminata, en un paseo, en una cena en la casa de amigos o en una visita a los suegros, tarde o temprano ellos perderán el hábito de estar juntos, incluso en lugares más triviales. En poco tiempo desear no estar más viviendo bajo el mismo techo.

  • Lea: 5 razones para dar prioridad a su marido

  • 9. Críticas constantes

  • No hay placer alguno en convivir con alguien que sólo ve nuestras imperfecciones. Las críticas pueden afectar profundamente la autoestima del cónyuge y destruir la alegría de una vida a dos.

  • 10. Dejar de reparar uno en el otro

  • Puede parecerse extraño, pero hay parejas que solamente se miran a la vista en vez de mirar fijamente, fijarse el uno en el otro. Hablo sobre prestar atención a las cosas positivas, ya sean físicas, de comportamiento, emocionales, espirituales. Si nuestros ojos no están dirigidos a aquel que está a nuestro lado, tarde o temprano se volverá a otra persona.

  • Queremos un compañero a nuestro lado y no un extraño, mucho menos un adversario. Nos casamos para ser bien tratados, comprendidos y amados. Si esos malos hábitos no se corrigen a tiempo, el amor ciertamente debilitará. Y para el divorcio golpear a la puerta es sólo cuestión de tiempo. No permita que esto suceda con ustedes. ¡Consiga los cambios ahora mismo!

  • Lea también: 13 señales de alerta para una boda a punto de ruir