10 Hábitos simples para alcanzar una alimentación sana
  • Tener buena salud implica tener hábitos saludables. Cuide sus hábitos diarios y su salud le agradecer.

  • 1. Planifique sus compras

  • El hábito de planificar lo que comprar y seguir la lista puede evitar comprar por compulsión o por hambre. Haciendo una planificación que incluya los alimentos saludables que su familia debe consumir, ayudará mucho a tener comidas saludables en casa.

  • 2. Comience el día incluyendo frutas en el menú

  • Frutas son fuentes de fibra, vitaminas y minerales. Ellas ayudan en el tránsito intestinal, dan energía y sensación de saciedad. 3. Evite el café

  • Aunque el café se utilice como estimulante para despertarse completamente, la cafeína presente en él causa diuresis con pérdida de sales minerales y otros nutrientes por la orina. Además, la acidez del café (incluso en los descafeinados) puede provocar o agravar problemas gástricos, limitando el consumo de frutas cítricas y otros alimentos importantes, además de perjudicar los huesos.

  • 4. Beba agua

  • Incluso durante las comidas. No hace daño y aún evita la acidez orgánica que es responsable de varias enfermedades. Pero, recuerde: agua y no jugos, refrescos, etc. Según el médico João Soares, es importante beber agua principalmente cuando las comidas están compuestas de alimentos más secos.

  • Además, el agua es un nutriente y debe tomarse varias veces durante el día. Para no olvidar, cree el hábito de tener siempre una botella o vaso lleno en su ambiente de trabajo. 5. Quite la sal de la mesa

  • No coloque ningún envase con sal a la mesa. Esto evitará que las personas terminen exagerando en la sal. Esto incluye salsas listas para ensaladas y otros condimentos no saludables. La sal retira el calcio del organismo, causa hipertensión y derrames. Colocar en la mesa aceite de oliva y si la familia no renuncia a la sal, opta por la sal rosa del Himalaya que no es perjudicial.

  • 6. Aumente el consumo de vegetales

  • Haga variados tipos de ensaladas para que su familia experimente. Utilice vegetales en los sándwiches, como lechuga, rúcula y tomate, y en los bocadillos experimenten zanahorias en palillos. Adopte el hábito de comer la sopa de verduras en la cena.

  • 7. Reducir o cortar el azúcar

  • El azúcar blanco, refinado no es alimento, es un producto químico y un desnutriente. Roba calcio de los huesos, magnesio, vitaminas del complejo B, cinc y cobre, nutrientes esenciales para la salud.

  • 8. Tome el sol diariamente

  • El organismo necesita el sol para producir la vitamina D, un nutriente esencial para la salud global del organismo y que no puede obtenerse satisfactoriamente por otro medio. El sol es responsable de la producción de 80 a 90% de la vitamina D por la piel humana. La vitamina D previene alrededor de 17 tipos de cáncer, beneficia huesos y sistema inmunológico, favorece el embarazo sano, previene y controla la diabetes y se ha demostrado eficaz para combatir el autismo. El mejor horario para la exposición al sol y buena producción de vitamina D es entre 11 y 13 horas, por 20 minutos y sin filtro solar.

  • 9. Evite la leche

  • La leche es un alimento totalmente dispensable para los adultos. Además de ser de difícil digestión, puede causar intolerancia y alergias en adultos, ya que el cuerpo humano para producir lactasa, enzima responsable de la digestión de la lactosa, alrededor de los 10 años de edad. Al contrario de lo que se predica, la leche no es buena fuente de calcio, dificulta la asimilación del hierro por el organismo y causa problemas intestinales.

  • 10. Reducir (o evitar) el gluten

  • Presente en el trigo, avena, cebada y centeno, y claro, en los alimentos producidos con estos cereales, el gluten es una proteína que puede causar problemas incluso en personas que no tienen la enfermedad celíaca. Si se ingiere en exceso puede causar disminución de la producción de la serotonina, llevando a la depresión. También hay informes médicos de la relación entre consumo de gluten y el surgimiento de psoriasis y de artritis psoriásica.