10 Señales de que usted necesita urgentemente salvar su boda
  • Usted ama a su cónyuge, pero no siente más esas mariposas en el estómago. Parece que últimamente ustedes más pelean de lo que hablan y cuando lo hacen, todo gira en torno a cuentas e hijos.

  • A esa altura la pareja ya percibe que algo no va bien en la relación, aunque no logra identificar exactamente lo que es o donde está el problema. A la menor señal de peligro busca cambiar algunos comportamientos que pueden, por fin, destruir el matrimonio.

  • Aquí están 10 señales de que su matrimonio está en apuros y necesita ser salvo:

  • 1. Silencio

  • Usted ya no se hablan más, simplemente asisten a la televisión juntos, o comen en silencio casi siempre - silencio es el primer síntoma de graves problemas en el matrimonio.

  • 2. Críticas

  • Lo peor es cuando los problemas van más allá del silencio, como cuando usted se siente observado y criticado por su cónyuge, o tal vez es usted quien piensa que no hace nada correcto, no es lo suficientemente bueno. 3. Brigadas

  • Cuando intentan conversar, sea cual sea el asunto, fatalmente termina en pelea. Usted pelea por cosas tontas como un olvido, una petición no atendida, un retraso o zapatos en el centro de la sala.

  • 4. Ausencia

  • No siempre física. Usted está cerca de su cónyuge, pero me gustaría estar a miles de kilómetros de distancia. O tal vez perciba ese sentimiento en su pareja.

  • 5. Voluntad de salir

  • Si usted ya pensó en divorcio o separación y la idea no le parece mal, o si últimamente viene pensando mucho sobre, su matrimonio está gritando por socorro.

  • 6. Poco o ningún sexo

  • Si la intimidad se ha vuelto cosa del pasado, si usted, o su pareja demuestra total falta de deseo de interactuar sexualmente, algo está profundamente equivocado. La falta de sexo en la boda es algo que necesita ser investigado.

  • 7. Desplazamiento

  • El descuido es diferente de vestir cómodamente. Cuando el cónyuge no le importa más la apariencia, en arreglarse el uno al otro, es señal de que algo cambió en su interior. 8. Distración

  • Es común en un matrimonio problemático que uno (o ambos) los cónyuges busquen distraerse en vez de conversar sobre determinados asuntos que inevitablemente llevan a una pelea o toca en sentimientos o arrepentimientos íntimos.

  • 9. El viejo problema

  • Luchar una vez y otra y otra sobre el mismo problema, sin que se llegue a una solución, lo que hace del cónyuge rehén del pasado, de un error impensado o de algo que dijo.

  • 10. Otra persona

  • Usted se toma pensando en otra persona o incluso ha pensado en tener un caso con alguien.

  • El camino

  • Aunque las cosas parecen muy malas a este punto la buena noticia es que su relación no está condenada al divorcio. Muy probablemente, sólo tiene que averiguar dónde está el problema y corregirlo.

  • Para ello es necesario tomar coraje y tomar la iniciativa.

  • Sea honesto, hable acerca de lo que está sintiendo y su visión de la situación sin cargos o cargos. Muestre preocupación con la boda y con su pareja.

  • Pregunte lo que podría hacer para que el otro sea más feliz.

    • Cambie sus actitudes primero. Cada uno debe evaluar sinceramente dónde está fallando, no se debe suponer que la culpa es sólo del otro.

    • Encuentre tiempo para conversar todos los días ni que sea por algunos minutos e inicie una conversación. Pregunte si el otro está bien, si podría hacer algo por él / ella. Comparta algo divertido o interesante de su día.

    • Riesen juntos al menos una vez al día. Recuerde lo que hacía su cónyuge reír en el tiempo del noviazgo y reaviva eso.

    • Busquen ir a dormir en el mismo horario y tomar un tiempo, ni que sean algunos minutos para demostrar afecto.

    • Prometen al otro intentar cambiar lo que contribuye a alejarse.

    • Si es el caso, es decir, si ustedes no están consiguiendo entenderse a pesar de todos los esfuerzos, busquen una terapia de pareja.