10 Motivos por los que su hijo no tiene problema en confiar en usted
  • Llevar con los hijos en la infancia exige más disposición física que mental; ya en la adolescencia, los padres tienden a lidiar con la mente para crear maneras de hacer que los hijos saben que ellos son su mejor ayuda en los momentos de las decisiones.

  • Los padres esperan que los hijos confíen en ellos, pero no siempre es lo que ocurre. Tal vez el miedo, la culpa o las amistades erradas lleven a los hijos por caminos peligrosos, pero todo padre y madre necesita tener sabiduría y mucha calma para rescatar a sus hijos.

  • Lea: Padres héroes

  • Los hijos que dan satisfacción a los padres de donde van y con quienes van son hijos que respetan, confían y aman a sus padres, y eso ocurre porque encuentran en los padres 10 motivos por los que no necesitan mentir.

  • Son

  • 1. El mejor amigo

  • Todos nosotros, carecemos de buenas amistades, pero no hay amistad mejor que de una madre que nos conoce y nos entiende y de un padre que siempre está dispuesto a oír y aconsejarnos. Si los hijos encuentran en los padres ese tipo de apoyo, ellos sabrán que independientemente de lo que hayan hecho, sólo en los padres, ellos podrán obtener la ayuda necesaria para corregir sus errores.

  • 2. Amor incomparable

  • A veces, las familias se deshacen, el padre y la madre rompen los convenios de soportar todo, y desgraciadamente son los hijos que más sufren con la situación, pero es importante que los hijos tengan en mente que el amor que los padres se sienten por ellos jamás se acaba o cambia. Los hijos creen que los padres los aman, más que cualquier persona. Y los padres necesitan ser cautelosos y tener sabiduría para enseñar que el amor de hijo es diferente del amor entre un hombre y una mujer cuando comiencen una nueva relación. 3. Sacrificar todo por la felicidad de los hijos

  • Los buenos padres se sacrifican. Todo en favor de la felicidad de los hijos, todo para ver un hijo sonreír. Porque para ellos, los hijos siempre vendrán por encima de sus propias necesidades. Tal vez en la infancia no se dan cuenta, pero es en la vida adulta que ellos compensan a los padres en la forma de amar.

  • Lea: Padres superprotectores: ¿Cuándo es demasiado?

  • 4. Puerto seguro

  • Los hijos que ven en los padres su puerto seguro saben que no importa el problema, si necesitan regresar a casa, las puertas estarán siempre abiertas, sea en la adolescencia o en la vida adulta.

  • 5. Siempre de bien con la vida, sólo para ver a los hijos felices

  • No todos los días conseguimos mantener sonrisas todo el tiempo, pero cuando se trata de hijos, los buenos padres tienden a olvidar el mal humor y hacer que los hijos sienten que ellos son la razón de su existencia, eso hará que los hijos se sientan valorados y amados. 6. Mi mundo

  • Los hijos que no sólo escuchan, sino a través de los sacrificios y pruebas de amor comprenden que son "el mundo de los padres" tendrán cuidado en hacer sus elecciones en la vida para no decepcionarlos.

  • 7. Me escucha

  • Los padres que saben oír a los hijos tendrán hijos aptos para decir la verdad siempre, porque ellos saben que en los padres encontrarán personas que los respetan, se preocupan de lo que ellos hablan y, sobre todo, siempre van a amar -los, incluso ante la más dura verdad.

  • 8. Aconsejan

  • Si los hijos encuentran en los padres autoridad y rigidez, acaban por apartarse; pero si tienen dudas, miedos, anhelos y tienen padres listos para aconsejarlos, ellos buscarán el apoyo de sus padres en cada etapa de sus vidas.

  • 9. Respeto

  • "La educación viene de la cuna" es una de las frases más populares que posee una gran verdad. Son los padres que tienen el deber de enseñar a los hijos la importancia de tener respeto por todo y por todos.

  • Cuando se educa a un niño, los padres crean hijos que nunca les abandonarán en la vejez.

  • 10. Responsabilidad

  • Es deber de cada padre y madre ser responsable de sus hijos y enseñarles a asumir sus propias responsabilidades. Los padres que tienden a encubrir errores de los hijos, creyendo que están ayudando, acaban por engañarse a sí mismos y los perjudican. Los niños que no aprenden en la infancia a asumir responsabilidades, se vuelven adultos cobardes y mentirosos.

  • Lea también: Cómo lidiar con el favoritismo de los padres