10 Razones para actuar como niño
  • Cuando somos niños siempre oímos sobre todo lo que todavía debemos aprender. Tal vez por eso, cuando ya somos adultos, siempre estamos preocupados en enseñar todo correctamente a los niños que nos rodean. Esto es más que normal. El problema es que a veces nos olvidamos que los niños también tienen mucho que enseñarnos.

  • Los niños tienen características tan puras, pero durante nuestra vida vamos dejándolas hacia atrás. Saber actuar como niño en algunas situaciones que sólo vivimos en el mundo adulto, hace mucha falta.

  • Por eso, vea cómo estas 10 razones para actuar como niño pueden hacer su vida más feliz y mágica, como el mundo de los niños.

  • 1. Pedir ayuda

  • Los niños no tienen miedo de pedir ayuda y ser juzgados. Al final, ¿cuál es el problema de asumir que estamos aprendiendo? Y justamente por estar siempre pidiendo ayuda, es en esa fase de la vida, sin sombra de dudas, que más aprendemos. Aprendemos a caminar, a masticar, a hablar, a leer, a escribir, a entender cómo funciona nuestro cuerpo.

  • Sin embargo, cuando crecemos aparece el orgullo. Y con él viene el miedo de pedir ayuda y ser blanco de juicio, de chistes maldos, o de sentirse inferior. Olvídalo. Aja como un niño que sabe que para aprender, es necesario pedir ayuda. Sólo así podrás aprender mucho más rápido.

  • Lea: Lo que usted necesita aprender para ser exitoso en la vida

  • 2. No guardar el dolor

  • Quien nunca oyó a un niño pelear feo con su amiguito y decir "nunca más voy a ser su amigo" y, menos de una hora después, ¿vio los dos nuevamente jugando juntos como si la pelea nunca hubiera ocurrido?

  • Saber actuar como un niño en esos momentos es fundamental. La mayoría de las peleas que nos hacen sufrir no es tan importante como las hacemos parecer. Pero, aunque sea, lo que la pena puede traer de bueno?

  • Así como las personas a veces nos lastiman, nos machacamos los demás sin darnos cuenta. Entonces, en ese momento actúa como un niño. Chore, habla lo que no le gustó y deja la pena de lado. Si vale la pena, su relación con la persona volverá a ser buena de la misma manera. Si no valemos, libérese de la pena y deje a la persona salir de una vez de su vida.

  • 3. Tener la mente abierta para el nuevo

  • El niño cuando nace es como un papel en blanco que se rellenará con las experiencias que ella va adquiriendo. Ella no hace ningún prejuzgamiento y enfrenta el nuevo de pecho abierto. Sin embargo, con el paso de los años, creamos en nuestra cabeza patrones de comportamientos, pensamientos y actitudes que creemos que son correctos. Con eso, creamos nuestras verdades absolutas y quedamos escépticos frente a lo nuevo.

  • El único problema es que crear nuestras verdades y hacer prejuzgamientos puede impedirnos evolucionar aún más, pues al abrirse a nuevas experiencias y nuevos comportamientos, mantenemos nuestra mente viva.

  • 4. No desistir

  • Los niños no creen que exista algo imposible de lograr. Por eso, cuando ellas desean o necesitan algo, no renuncian nunca. Si desistieran tan fácilmente como nosotros, tendríamos varios adultos que ni siquiera podían caminar o hablar.

  • Si tenemos la persistencia que teníamos cuando aún éramos niños iremos mucho más lejos. Basta creer y persistir, aunque no funcione en los primeros intentos.

  • Lea: La clave para resolver la mayoría de sus problemas

  • 5. Ser espontáneo

  • A diferencia de los adultos, los niños hablan y expresan exactamente lo que piensan. No se preocupan si su opinión va en contra de lo que otros esperan escuchar o si va a ser juzgada por estar actuando de esa manera.

  • Por supuesto, no podemos ser personas groseras disfrazadas de espontáneas. Pero hablar y actuar según lo que pensamos y sentimos, desde que de la manera correcta, nos evita, en el futuro, situaciones mal resueltas.

  • 6. Preguntar

  • ¿Quién nunca se impresionó con la cantidad de porqués que un niño habla? Esto demuestra la necesidad que los niños tienen de entender el mundo que las rodea. Sin embargo, a medida que vamos creciendo, empezamos a aceptar todo lo que nos pasa sin siquiera intentar entender por qué es así.

  • No podemos dejar que el argumento de que las cosas son de la manera que tiene que ser, sea mayor que nuestra curiosidad de entender el mundo en que vivimos. Al final, sólo entendiendo en detalle lo que nos rodea es que podemos cambiar nuestra realidad.

  • 7. Saber improvisar

  • Un problema que ningún niño tiene es la falta de imaginación y creatividad. Así, si ella no tiene todo lo que desea, ella crea dentro de sus posibilidades, algo que le atienda. Una sábana gira una cabaña, un pedazo de papel gira un sombrero, un barco o un avión. Todo esto con mucha diversión.

  • Los adultos, a su vez, si no tienen exactamente lo que quieren rebelarse, gritan al mundo la injusticia de la vida, sin siquiera intentar improvisar una solución.

  • Lea: 10 cosas que usted debe dejar de preocuparse ahora

  • 8. Saber ver el lado bueno de las cosas

  • La inocencia de los niños no permite que ellas desconfiem de todo y de todos. Ellas pueden ver lo mejor de cada situación. Cuando adultos, veamos primero el lado malo que todo nos puede ofrecer. Nos hacemos personas desconfiadas.

  • Por supuesto, si se trata de resguardar es extremadamente importante. Pero muchas veces vemos maldad donde no existe. Por eso, es importante aprender de los niños que no todo en la vida tiene necesariamente su lado malo. De lo contrario, perderemos oportunidades increíbles.

  • 9. No preocuparse sin necesidad

  • El niño vive el presente sin crear preocupaciones innecesarias. Ellas se dedican enteramente a lo que están haciendo y por eso son más felices. Si se divierte con la broma, no se preocupará por el hecho de estar lloviendo allá afuera. Si alguien cree que la broma es tonta, simplemente no se enciende. Su atención está todo orientada hacia su momento de placer. Pero cuando crecemos, aunque la gente se quede feliz con algo, nuestra cabeza no olvida nuestras preocupaciones, impidiendo aprovechar la alegría en su plenitud.

  • 10. Aprovechar la vida

  • Un niño nunca tiene su pensamiento orientado a la ventaja que puede sacar de cada situación o cuáles son las mejores personas para que se acerque. Su mayor objetivo es simple: divertirse. Con el tiempo, dejamos la diversión de lado para crear la exigencia de que todo salga perfecto.

  • Tal vez sentimos tanta falta de la infancia por ser la época en que sabemos aprovechar la vida como realmente debe ser. Por eso, vamos a estar atentos y siempre que sea necesario volver a actuar como un niño.

  • Lea: 5 cosas que usted debe hacer antes de morir