10 Consejos reales para mejorar su autoestima y su boda
  • Por ser mujer, puedo afirmar que todas tenemos algún grado de inseguridad dentro de nosotros. Hay días en que el espejo es nuestro aliado, pero hay otros en los que nos gustaría no tener que encarar nuestra imagen. Pero no debemos sacudirnos por momentos así. No podemos dejar que los días en que despertamos de mal con nosotros mismos sean más frecuentes que aquellos en los que estamos dispuestos a buscar la felicidad. El matrimonio sufre con eso. Cambie algunas actitudes. Su marido va a agradecer.

  • 1. Sepa que nadie es perfecto

  • No existe un solo ser que nunca haya errado. Pero hay muchos que no aprenden de sus errores y prefieren lamentarse en lugar de intentar acertar. Creen que sólo ellos pasan por desgracias. Se vuelven introspectivos, alejando a aquellos que desean ayudarlos. El primero a sufrir con ese tipo de actitud es la propia persona. A continuación, su cónyuge. No permita que esto suceda a ustedes.

  • 2. Diga no a la autopiedad

  • Sentir pena de sí misma no ayuda en nada. Cuanto mayor es la autopiedad, menor es la capacidad de mirar hacia fuera, de ver las necesidades del otro. Esto usa la relación e impide la felicidad de la pareja. 3. Confía en tu taco

  • Cuando se casaron, estaban seguros del amor que tenían uno por el otro. ¿Por qué crees que las cosas cambiaron? Las personas envejecen, sus responsabilidades aumentan y la atención se vuelve hacia los hijos y las tareas cotidianas. Pero no podemos dejar todo eso sofocar el matrimonio. Creer que tú y él, juntos, son indestructibles.

  • 4. Se ama

  • Si usted no se ama, no es capaz de amar a nadie. Parece una tontería, ¿no? Pero si ponemos siempre a los demás delante de nosotros mismos, nos agotar. Un día, vamos a mirar en el espejo y no nos reconoceremos en esa imagen. Antes que nada, hagamos lo que se necesita para sentirnos bien con nosotros siempre. Así, será más fácil cuidar del otro y alimentar positivamente el matrimonio.

  • 5. "Dondoquee"

  • No se siente culpable por querer hacer una visita a su peluquero ya su manicura siempre que lo considere necesario. No se culpe por dejar los quehaceres domésticos para tomar un jugo con una amiga. No se culpe por gastar su dinero con cosas para usted. ¿Sabía usted que el bienestar de su familia depende de ello? Son momentos como los que nos ayudan a recargar las baterías ya andar más confiados en los caminos de la vida.

  • 6. No se cuestione tanto

  • Si usted no sabe hacer algo, pregunte. Si no entiende algo, pida explicación. Si no le gusta un traje, cámbielo. Nosotros somos lo que creemos ser. Si nos ponemos abajo, criticándonos a nosotros mismos y apuntando solamente nuestros errores, no tendremos ninguna calidad. Nuestros cónyuges no están obligados a convivir con tamaño pesimista. Entonces, cuida de tus pensamientos, pues todo va a encajar sin la necesidad de tanto esfuerzo para alcanzar la perfección.

  • 7. Quiera siempre más

  • La naturaleza del ser humano es seguir siempre adelante. Entonces, no podemos dejarnos abatir con pequeños reveses. Eso sería lo mismo que adoctrinar nuestra mente a pensar de forma retrógrada. En vez de crecer y conquistar, estaríamos luchando para perder todo lo que tenemos. Buscar mejoras, tener objetivos y mantenerse ocupada con trabajos que enaltecen es creer en sí mismo.

  • 8. Cuidado con los celos excesivos

  • Saber que es amado y que usted encuentra su marido la persona más admirable del mundo es grande para él (y para usted). Pero sofocándolo con actitudes incansables por no tener seguridad de que usted es todo lo que él desea es lo mismo que pedir que se aleja física y psicológicamente. No haga eso. Él está con usted porque la ama.

  • 9. No escuches lo que los demás hablan de ti

  • Siempre habrá alguien listo para hacer críticas y actuar de forma negativa cuando la venga. Pero, en vez de creer lo que esta persona habla, compadezca de ella. Ella tiene un problema consigo mismo, pero está transfiriéndolo a usted. No se deje sacudir por lo que los demás son capaces de decir o hacer. La ignorancia de ellos no puede ser la causa de su sufrimiento.

  • 10. No envidia

  • La mirada de las mujeres siempre se vuelve hacia el objeto que desean tener para sí. Pero, en vez de envidiar lo que el otro es o tiene, busque un medio de adquirir esas cualidades. Confía en tu poder. Nunca creas que no eres merecedor de lo que conquista. No envidia los rubios ajenos, los conquistó para sí.