10 Preguntas a hacerse a sí mismo ANTES de atar el nudo por segunda vez
  • De acuerdo con Psychology Today, "Sesenta y siete por ciento de los segundos, y el 73 por ciento de los matrimonios terminan en divorcio." (6 de febrero de 2012). Estas estadísticas pueden ser muy desalentadoras para las parejas que piensan en tener una nueva relación después del divorcio. Este artículo del Dr. Mark Banschick, llegó a decir que algunas de las razones para ello tienen que ver con las personas que se casan en el rebote, sin dar tiempo para recuperarse de la relación anterior. Él enfatizó que es importante definir sus prioridades antes de entrar en otro matrimonio, de lo contrario, usted está sujeto a repetir los mismos errores. Por supuesto, otros factores también contribuyen, dice el Dr. Banschick: "Como la gran mayoría de los niños nace durante el primer matrimonio, cuando los padres tienen un máximo de 35 años de edad, la mayoría de las parejas en un segundo matrimonio no tienen hijos en y que no tienen responsabilidad compartida en relación a los niños hace más fácil salir de la relación cuando viene una fase difícil.

  • También incluye otro punto - que los hijos de matrimonios anteriores pueden ser una fuente de discordia. "Tener que adaptarse a los hijos del nuevo cónyuge y su relación con ellos es a menudo difícil para las parejas. Inevitablemente rivalidades y discusiones surgen, convirtiéndola en un área constante de conflicto.

  • Con estos factores y otros en mente, aquí hay 10 preguntas que usted necesita hacerse a sí mismo antes de comprometerse con un nuevo cónyuge. 1. ¿Estoy convencido de que mi matrimonio anterior ha terminado?

  • Si usted tiene cualquier intención de intentar una reconciliación con su ex cónyuge usted no está listo para casarse con otra persona. Su primer matrimonio tiene que estar terminado - terminado en el papel y en su mente y corazón. Esto lleva tiempo.

  • 2. Todavía estoy enamorado de mi ex?

  • Si está, no habrá espacio para un nuevo compañero hasta que esté libre de cualquier sentimiento romántico por su ex cónyuge. Esto no significa que usted no pueda amar de nuevo. Sólo significa que usted necesita ser paciente mientras maneja estos sentimientos. 3. ¿Va demasiado rápido?

  • Si usted piensa que casarse con otra persona eliminará el amor que todavía siente por su ex, usted está en el camino equivocado. Es por eso que es tan importante darse tiempo. Un amigo divorciado que está en un segundo matrimonio exitoso nos contó cómo fue. Él dijo que pasó mucho tiempo solo después de su divorcio, examinando su propia vida y actitudes, y mirando el papel que desempeñó en el fracaso de su matrimonio. Se dio a sí mismo tiempo para descubrir lo que él necesitaba hacer para que, cuando estuviera listo para otra relación, tuviera algo que ofrecer a su nueva esposa que no estuviera atado a la carga de su primer matrimonio. 4. ¿Acepto mi parte en el fracaso de mi matrimonio anterior?

  • Reconocer su parte será de gran provecho hacia un mejor segundo matrimonio. Las personas que no aprenden con la propia historia, tienden a repetirla.

  • 5. Todavía siento rabia de mi ex?

  • Trabajar la rabia puede demandar algunas sesiones de terapia, pero va a valer la pena. Cargar la rabia es una carga terrible. Cuando las personas se involucran muy rápido en una nueva relación, son más propensas a recrear las peores partes de su primer matrimonio. Ellas esperan que su nuevo compañero compense lo que dio mal en lo anterior. Las personas a menudo acaban por tratar a su nuevo compañero con toda la animosidad que dirigían al antiguo. Es por eso que hay la necesidad de ser extirpado cualquier sentimiento de dolor o rabia en relación al primer compañero. 6. ¿Hablo respetuosamente sobre mi ex cónyuge con mis hijos?

  • Decir cosas desagradables sobre su ex a sus hijos sólo los alejará de sí. Puede, incluso, inducirlos a perder el respeto por su otro progenitor, pero en el proceso ellos van a perder aún más el respeto por usted debido a las cosas malas que usted les dice sobre su padre o madre. Sostenga su lengua. 7. ¿Estoy dispuesto a establecer límites con mis hijos, referentes a mi nuevo cónyuge?

  • Algunos padres temen que sus hijos los rechazan si ellos definen esos límites. Una nueva boda no puede funcionar a menos que esté dispuesto a establecer límites y que exija respeto por su nuevo cónyuge. Esto no significa que tengan que amarle como aman a sus propios padres. Eso está fuera de la realidad. Sólo significa que deben mostrar respeto. Este límite debe venir de ti y debe ser claro en cuanto a lo que se espera de ellos. 8. ¿Estoy listo para acoger hijitos en mi vida y entender que esta será una adaptación difícil para ellos y para mí?

  • Conocer los potenciales enteados antes de que el matrimonio se consuma puede ayudar inmensamente en este trabajo de transición. Sin embargo, una vez que la unión se establece, surgirán problemas imprevistos. Entiende que esto es normal y puede ser mejorado con el tiempo y la paciencia. 9. ¿Estoy dispuesto a amar a los hijos de mi nuevo cónyuge, a pesar de cuán diferentes de mí pueden ser?

  • Aceptar esas diferencias y encontrar lo que hay de bueno en ellas contribuirá inmensamente a la paz en su familia mezclada. Es difícil para los niños, de repente, tener que adherirse a un nuevo conjunto de reglas familiares. Su bondad y comprensión son requisitos para que puedan llegar a sentirse cómodos con usted. 10. ¿Acepto el hecho de que mi nuevo compañero no es perfecto?

  • Casi inconscientemente, un nuevo cónyuge va a esperar que su actual compañero compense las deficiencias de su ex. Incluso si estás totalmente enamorado de alguien nuevo y crees que él o ella es casi perfecta, la verdad es que tienen fallas. No espere la perfección. Estén dispuestos a trabajar juntos para descubrir lo que hay de bueno uno en el otro. Sean indulgentes.

  • Responder honestamente a estas 10 preguntas es un buen comienzo para la realización de un segundo o tercer matrimonio exitoso. Ambos necesitan evaluar estas cuestiones. Si usted quiere que su boda funcione, y todos quieren, entonces esté dispuesto a hacer el esfuerzo que se necesita.

  • _Traducido y adaptado por Stael Pedrosa Metzger del original 10 questions to ask yourself antes de tying the knot a second time.