10 Cualidades a desarrollar para hacerse oír sin gritar
  • En una ocasión donde trabajaba como profesora de niños para el jardín de infancia, al principio ellos gritaban mucho y casi no entendía lo que decían. Entonces inicié hablando bajito hasta que los gritos de los pequeños disminuyeron y con el tiempo fue increíble escuchar sus dulces voces hablando conmigo en tono normal, sin gritos y sin lloros.

  • Percibí que al tener una conversación tranquila los niños se volvían más confiados en sí mismos y más independientes. Pude aplicar esa misma técnica más tarde con alumnos adolescentes y, para mi sorpresa, construimos una relación de respeto, comprensión, y, al final de cada año, recibía recados y regalos diciendo cuánto pude ayudar, pues me consideraban un ángel o madre en sus vidas. Por cierto, siempre me llamaban ángel o madre y eso me llevaba a las lágrimas y me daba fuerzas para seguir adelante con las próximas clases.

  • Este relato de una familia ilustra bien lo que escribo.

  • El tono de voz desempeña un papel principal en la conversación sana. Si gritamos no somos atendidos, porque es simplemente imposible comprender un sonido rabioso. Quien grita perdió la paciencia y la noción de comprensión y diálogo.

  • Algunos consejos para aprender a hablar sin gritar:

  • Saber escuchar

  • Un diálogo se refiere a una conversación de dos personas. Un monólogo es sólo una persona hablando. Entonces, en primer lugar, aprenda a escuchar, esperando su turno para hablar.

  • Tono de voz

  • Con un tono de voz tranquilo puedo mantener un diálogo y hacerme oír y comprender. Demuestre su equilibrio como persona en su tono de voz.

  • Autocontrol

  • Si estamos enojados mejor en calmarnos y después, cuando reanudamos el control sobre nosotros mismos, podremos hablar y también estaremos listos para escuchar. A los gritos, ninguna de las partes podrá entenderse. Es necesario estar tranquilo y sereno para tener un buen diálogo.

  • Respeto

  • Necesitamos dar espacio para que las personas puedan pensar y actuar por sí mismas, siendo independientes en sus elecciones.

  • Integridad

  • Asegurarse de que estamos actuando de manera correcta y que eso nos llevará a sentir confianza interior, resultará en saber confiar en las otras personas y con eso no nos ofenderemos.

  • Tolerancia

  • Estar conscientes de que todos tenemos responsabilidades y derechos, y debemos tener conciencia de nuestros actos. La gente piensa y se siente diferente de las otras. Nosotros tampoco somos perfectos, así que no podemos exigir la perfección de otros. Podemos demostrar nuestra tolerancia también a través de la manera de hablar.

  • Altruismo

  • La paciencia para ser altruistas necesita ser ejercitada en el día a día. La meditación ayuda y mucho en conquistar esa calidad. Cuando somos egoístas y egocéntricos es muy difícil tener paciencia porque queremos que todos nos escuchen y nos sirvan y no tomamos en consideración los sentimientos de los demás más allá de los nuestros. Sin embargo, cuando servimos sin esperar nada a cambio y sabemos respetar el espacio del otro aprendemos divinamente a ser más pacientes.

  • Perseverancia

  • No desanimar en moldear su modo de ser y de hablar, su comunicación es el resultado de su educación. Si usted comienza a poner estas sugerencias en práctica y recaer y volver a gritar en una u otra situación, no desanime ni desista de usted mismo. Esto puede no haber sido aprendido en la infancia, es algo que requiere más esfuerzo y en la fase adulta es posible conquistar hasta conseguir.

  • Amor

  • Cuando las personas se sienten amadas, ellas transforman sus vidas. No puedo sentir amor si escucho gritos, entonces ¿cómo puedo querer demostrar amor si los gritos dicen lo contrario?

  • Oración

  • La oración es una herramienta importante para adquirir las cualidades mencionadas. Cuando somos humildes en pedir al Padre Celestial que nos ayude, tendremos lo que necesitamos y percibire un milagro en nuestras vidas.

  • Quien grita no escucha y no se oye.