10 Promesas que las parejas no hacen en el altar - pero deberían
  • Las promesas siguientes pueden parecer poco o nada románticas, sin embargo, al ser vividas garantizan el tan soñado "felices para siempre":

  • 1. Yo prometo dejar bien claro todas mis expectativas

  • Sus expectativas son suyas y sólo se conocerán si usted las dice. No caiga en la trampa en pensar que el cónyuge sabe cómo ser un buen marido o una buena esposa y que adivinará todo lo que usted desea que suceda en la relación. Ambos, necesitan definir bien lo que quieren y esperan en el matrimonio y conversar siempre sobre el asunto. No hay ningún problema en ser muy específico, en abrir su corazón. Demuestre exactamente lo que quiere y cómo quiere, y cómo debe ser. ¿Cómo administrar las finanzas, cuántas veces visitarán a la familia o cuántos hijos tendrán - todo debe estar bien claro para el compañero y sólo así se evita las decepciones. Nunca esperes que el otro tenga una bola de cristal y lee tus pensamientos.

  • Si quieres algo especial para el aniversario de la boda, expresa tus deseos y planifica juntos. Las bodas malsucedidas presentan ese punto en común: cónyuges se lastiman porque simplemente el otro no lo hizo todo como soñado. Recuerde: Los sueños se hacen realidad en un matrimonio, si se soñan juntos.

  • 2. Prometo concederle la ventaja de la duda cuando el asunto es dinero

  • La vida financiera es un punto que merece mucha atención y cuidado. Si al principio el cónyuge presenta hábitos financieros nada agradables, los cuales pueden poner en riesgo el equilibrio entre los rendimientos y los gastos, no juzga o condene. Conceda el beneficio de la duda. Sí, porque su mente dará una señal roja, de peligro a la vista. Pero, usted debe ayudar, después de todo no es fácil para muchas personas saber cómo administrar el dinero y mientras están casados, deben realizar esta tarea juntos.

  • 3. Yo prometo estar seguro de no estar más hambriento antes de gritar con usted

  • Su emparedado favorito ya no está allí? Acepta este consejo: Haz una nueva merienda y disfruta. Y entonces, si aún está molestado, converse. Las peleas sólo ocurren porque maridos y esposas tratan de resolver los asuntos con la "cabeza caliente". El silencio es su mejor aliado para esos momentos. Haga siempre la siguiente pregunta: ¿Quiero tener razón o ser feliz?

  • 10 cosas que usted nunca debe decir al cónyuge durante una pelea

  • 4. Yo prometo no "jugar en su cara" todo lo bueno que he hecho para usted
  • Error común entre parejas - demostrar un comportamiento de aceptación, comprensión y bondad y después usar cada situación contra la persona amada. Esto traerá muchas complicaciones. Demuestre amor para amar, no para cobrar una vuelta más tarde, como si el cónyuge tuviera una deuda a ser quitada con usted. El amor genuino nunca espera nada a cambio. 5. Yo prometo defenderlo frente a otras personas, aun cuando la crítica sea verdadera. Nunca critique a su cónyuge para alguien y ni acepte críticas. Es horrible presenciar a una esposa o marido difamar la imagen del otro. Y muchos lo hacen incluso delante de los hijos. Nunca lo hagan. Si hay alguna insatisfacción, entonces resuelvan a dos en la comodidad de su habitación, sin que otras personas necesiten presenciar. Los asuntos de la pareja se refieren a la pareja y no deben hacerse públicos o convertirse en "secretos" entre amigos.

  • 6. Yo prometo que usted será mi prioridad, antes incluso de los hijos. Ser madre y padre es algo muy sagrado y una experiencia maravillosa. Pero los hijos nunca deben ocupar el lugar del cónyuge en su vida. Ellos son un complemento para la felicidad a dos. Si no se ve así, aleja a la pareja. El secreto es balancear el tiempo y conseguir dedicar tiempo a los hijos y al cónyuge. Cuando todos reciben la misma atención y cuidado, todo el mundo gana y se queda feliz.

  • 7. Yo prometo hacer las cosas que ninguno de nosotros quiere hacer, si usted no quiere hacer más que yo

  • Tiene parejas que creen que dividir las tareas y responsabilidades del hogar deben funcionar como en un sistema de justicia y dividir todo en un 50% . Esto no funciona. Cada uno tiene más o menos habilidades en ciertas áreas. Así, dividen de acuerdo con esas facilidades y preferencias. Puedo dividir la tarea de cocinar, porque mi marido le encanta crear sus platos, entonces es fácil. Pero, en otras cosas como la vajilla o la ropa, ya no es muy fan. Entonces, buscamos contribuir, pero, sin aterrorizarse el uno al otro con cosas que pueden ser muy aburridas. Ayudar a los demás y muchas tareas aburridas del hogar pueden llegar a ser interesantes si ambos se involucran. 8. Yo prometo no hacer de la boda una competición

  • Nadie gana o pierde en una relación. No hay un medio de puntuar las acciones de la pareja y luego hacer un informe mensual y ver quién tiene créditos o débitos. Cada pareja que intenta seguir este método falla. Ambos siempre tendrán aciertos y errores. Lo que debe suceder es que cada uno se siente libre para actuar y para saber perdonar y olvidar. Es necesario encontrar un abrazo acogedor para los momentos de fracaso y celebrar los éxitos. En un matrimonio no hay un ganador y sí el alcance de un objetivo juntos, trabajando como equipo.

  • 9. Prometo no importarme con su aspecto físico

  • El cuerpo va a cambiar y eso es un hecho. Los cabellos cambian, los ojos, las orejas y la nariz. Pueden crecer, pueden desaparecer, cambiar de color o formato y usted puede adelgazar o engordar ... Hay muchos cambios físicos que sucederán naturalmente por la edad que avanza y también otras posibles de suceder. Pero los cambios no importan. Usted debe amar al cónyuge por su carácter, por quien él o ella es. Cuando usted ama el interior de la persona, la última cosa que importará es su exterior. 10. Prometo poner su felicidad antes de mi

  • Sí, es de eso que se trata de amar a alguien. Usted se dedica 100% a otra persona porque quiere la felicidad de ella. Aprenderá a conocer sus deseos, sus miedos y sus sueños y los abrazará. Será la motivación que el otro necesita y también el refugio. Ser refugio es todo lo que el otro necesita que seas. Cuando sentimos en el cónyuge esa seguridad entregamos nuestra vida y sólo así se logra perdurar un matrimonio.

  • Éxito en la boda: 7 atributos a adquirir

  • Evalúe su disposición. La boda es buscar el bien común y hacer todo a su alcance para que ambos sean felices y construyan una historia juntos. Tal vez ninguna de esas promesas sean necesarias en su relación, pero puede haber otras que hay que hacer. Hazlas hoy mismo y recuerda que la felicidad es una conquista diaria.