10 Momentos que pueden edificar o destruir una boda
  • A partir del matrimonio, todos los momentos pasados ​​juntos pueden representar la oportunidad de edificar o destruir los eslabones propuestos. Son elecciones diarias que darán significado a la vida en común.

  • A modo de reflexión, le invitamos a analizar los siguientes ejemplos comunes en el día a día de los cónyuges y cómo pueden ser usados ​​para edificar o destruir el matrimonio.

  • 1. En el momento de despertar

  • Edifica: Al abrir los ojos dirigirse al otro e intercambiar un "sello" de buen día, el nombre es bastante sugestivo: sellar un compromiso recíproco.

  • Destruye: Cuando uno de los cónyuges tiene mayor dificultad de despertar bien humorado, el otro se resentir y contagiarse; incluso sintiendo voluntad, dejar de actuar cariñosamente. El orgullo herido por la mañana no es un buen comienzo de día.

  • 2. En las comidas

  • Edifica: Cumplir las propias rutinas con alegría, aunque tengan poco tiempo; intercambiar idea sobre las actividades de cada uno y hacer combinaciones en relación a lo que hay que hacer.

  • Destruye: Nadie facilitar nada para el otro, no dividir tarea, intercambiar palabras ásperas o tomar las comidas embutidas.

  • 3. En el trabajo

  • Edifica: Focar en los quehaceres con profesionalismo y alegría. Ante los reveses en el trabajo mantenerse optimista y no dejar que eso perturbe la paz familiar.

  • Destruye: No compartir su vida profesional y vivir especialmente para el trabajo, convirtiéndose en una figura ausente en la familia.

  • 4. Durante el día

  • Edifica: Pensar varias veces en el cónyuge y no perder oportunidad de demostrar cariño, sea por mensajes o llamadas telefónicas, observando los momentos oportunos.

  • Destruye: No respetar los horarios y posibilidades del cónyuge, mostrándose una persona inoportuna e inconveniente. Tener crisis constantes de celos, inseguridad y carencia afectiva. 5. Ante un acoso

  • Edifica

  • : No aceptar cualquier tipo de acoso, aunque la oportunidad para ceder la tentación no falte; ser una persona comprometida consigo mismo y con el matrimonio.Destruye

  • : Banalizar la fidelidad y dejarse llevar, envolviéndose en cualquier tipo de relación extramatrimonial. 6. Los fines de semanaEdifica

  • : Aprovechar el descanso para promover y participar en actividades en familia; encontrar maneras de sorprender.

  • Destruye: Hacer constantemente programas individuales, principalmente los que incomodan e irritan al cónyuge.

  • 7. En fechas especialesEdifica

  • : Celebrar con alegría y disposición las fechas de la pareja y de la familia. Vale la pena recordar los recordatorios para evitar el olvido.

  • Destruye: No cambiar la rutina por nada, demostrando falta de interés y desatención.

  • 8. En medio de conflictosEdifica

  • : A través del diálogo franco, buscar entendimiento y soluciones consensuadas, por las cuales ambos se sienten satisfechos.

  • Destruye: Transformar desentendimientos en peleas intensas con inflexibilidad, intolerancia e impaciencia. 9. Ante las intromisiones de terceros

  • Edifica: Entender la importancia de blindar el matrimonio contra todo y todos que puedan provocar discordia en el hogar; unirse al cónyuge y, de forma asertiva, no aceptar ninguna intromisión.

  • Destruye

  • : Dejarse llevar por la opinión de los demás, implantar controversia y discutir con el cónyuge. 10. Cuando el cónyuge erraEdifica

  • : Tomar en consideración que cualquier persona puede errar y disponer a perdonar, aceptando el arrepentimiento del cónyuge. No acumular penas y tratar de resolver la situación de la mejor manera posible.Destruye

  • : Culpar, cobrar y humillar al cónyuge. Acumular las penas.

  • Cualquier momento en la vida a dos puede ser aprovechado para hacer de la boda un encuentro de almas y sentimientos. ¡Eso es sabiduría!