10 Lecciones de vida que su hijo necesita saber antes de ir a la universidad
  • Sí, crecen, y muy rápido. Cuando menos se espera ellos están saliendo de casa a la universidad. Y la manera en que se enfrentarán a sus dificultades y problemas dependerá mucho del equipaje que llevarán. No la ropa y los libros, sino las lecciones de vida.

  • 1. Convivencia

  • Cuando aprenden a convivir bien desde pequeños, muchas dificultades serán evitadas cuando estén viviendo sin la familia. Aquellas reglas de buen vivir aprendidas en el jardín de la infancia y dentro del hogar son muy útiles. El respeto al prójimo más cercano, aquel que divide espacio con el otro, mantiene una buena relación.

  • 2. Respeto

  • Haber aprendido desde pequeño a respetar a las personas es una gran ayuda en esta nueva fase. El respeto inculcado en la persona hace que ella vea al prójimo de forma diferente, ya sea un profesor PhD o un empleado de limpieza. Cumplir con educación a todas las personas, sin superioridad o burla, y no sólo aquellos que pueden traer algún beneficio es una actitud de las personas respetuosas. En su mayoría, esta lección se enseña mucho más a través del ejemplo de los padres que por preceptos.

  • 3. Finanzas

  • Cuando el joven aprendió a lidiar con el dinero desde su infancia, él entiende que no es una fuente inagotable, que es necesario trabajo para que el dinero aparezca, y que ser autosuficiente es beneficioso para la autoestima individual. Él sabrá cómo gastar, lo que puede comprar, que el endeudarse es peligroso, que el estudiante gana poco y que después de graduarse, su trabajo será mejor remunerado. Considera que es sólo una fase transitoria.

  • 4. Trabajo

  • Para aprender esta lección es necesario poner la mano en la masa. Niños muy pequeños al ver a los padres realizando tareas domésticas toman la escoba y tratan de ayudar. Al crecer, esa proactividad disminuye, pero cuando él aprende que es importante que todos trabajen para mantener el hogar, llevará esta lección para su vida entera. No se acomodará pensando que alguien hará. Lo mismo se dará con el trabajo remunerado. Él entiende que es importante y dará el debido valor.

  • 5. Voluntariado

  • Siempre que las personas trabajan gratuitamente por una causa o alguien, se sienten muy bien. Por supuesto que no puede tomar la mayor parte del tiempo, necesita ser algo equilibrado, pero hacer algo de gracia mantiene los niveles de satisfacción por encima de la media. Una vez más, esta lección de vida se aprende mejor con el ejemplo de los padres. Las oportunidades de ayudar a alguien sin recibir nada a cambio se ven en varias situaciones. Pueden ir desde ayudar a una señora a atravesar la calle a horarios reservados en organizaciones no gubernamentales. La paz resultante eleva en todas las áreas de la vida.

  • 6. Tiempo

  • La organización y la sabiduría para dosificar el tiempo empleado en las diversas actividades del día también se aprenden en el hogar desde temprano. Las tablas de horario se pueden preparar al menos al principio de nuevas fases. Cuando hay planificación, el tiempo rinde mucho más y el estrés queda más lejos. El establecimiento de metas desde la infancia es un aprendizaje importante a llevarse para toda la vida.

  • 7. Cuidados

  • Saber cuidar de sí mismo es muy importante. Los padres tienen la tendencia a proteger a los hijos y hacer todo por ellos, pero para que ellos aprendan a cuidar es necesario velar un poco menos. Jamás abandonar, pero estar allí para que puedan comenzar temprano a tomar sus propias decisiones, cuidar de un herido o preparar un alimento. Todas estas experiencias supervisadas en la infancia y la adolescencia le ayudarán a sentir que son capaces de cuidarse solas.

  • 8. Juicios

  • La sabiduría no viene de una hora para la otra. Ella es adquirida desde temprano y cuando los hijos están orientados a juzgar de modo justo su vida será mucho mejor. Al entender que las personas son diferentes, qué niveles de entendimiento de cada uno varían bastante, qué culturas y convivencias hacen a las personas distintas, los juicios serán más adecuados. Mejor elogiar o callar que criticar todo el tiempo.

  • 9. Humor

  • Llevar la vida con buen humor es importante, especialmente en los momentos de dificultades. Cuando la lección se aprende desde temprano, los problemas no serán complicados y decidir qué hacer es más fácil. Sonreír y mantener el buen humor hace bien para el individuo y refleja a todos los involucrados.

  • 10. Errores

  • Aquellos juegos de tablero que el niño lloró por haber perdido enseñan bastante. En la vida no siempre ganamos. Pero ella continúa y no puede parar. Pequeñas enseñanzas a lo largo de la infancia acerca de los propios errores y aciertos se convierten en grandes soluciones para los errores en la fase adulta. Saber lidiar con eso, tener la conciencia de que todos se equivocan y que todo puede ser cambiado y perfeccionado es una gran ventaja para el joven adulto.