10 Hábitos que prolongan la vida
  • El mundo entero está en una carrera frenética, la gente siempre tiene prisa y sin tiempo. Las preocupaciones con el trabajo, con reuniones de negocios y con la familia aumentan cada día. Y en ese ritmo efervescente la población olvida que la vida es un regalo, una bendición que se ha concedido a todos y que debe ser bien vivida y aprovechada. Se olvida de cuidar de la propia salud y de tener una buena calidad de vida. En 2007, investigadores de la Universidad de Cambridge divulgaron un estudio comprobando que hábitos saludables como hacer actividad física, comer frutas y vegetales, no ingerir alcohol y no fumar aumentan la expectativa de vida en hasta 12 años. Pequeños hábitos y cambios en el día a día pueden ayudar al ser humano a tener una mejor calidad de vida. Crear un nuevo hábito puede no ser muy fácil, pero es la mejor opción para quien quiere vivir más. La parte más difícil del cambio está en los primeros 120 días, después de ese plazo el cambio se convierte en un hábito y pasa a ser parte de la rutina de cada uno.

  • Para este cambio saludable, listamos diez hábitos que van a prolongar su vida:

  • Practicar ejercicios físicos

  • La actividad física además de ayudar a tener más salud, ayuda a la persona a tener más disposición, a ser más productiva y más feliz.

  • Dejar el plato coloreado

  • Cuando hay ese contraste de colores la comida está completa. Científicos holandeses confirmaron que dejar el plato coloreado con hortalizas y frutas de diferentes tipos ayuda a evitar el desarrollo de tumor en el pulmón.

  • Disminuir el consumo de dulces y azúcar (principalmente el refinado)

  • Algunas enfermedades como la diabetes, los vasos sanguíneos y el corazón son causadas por la gran cantidad de azúcar. El azúcar contiene mucha caloría y contribuye a la acumulación de grasas, en la barriga principalmente.

  • Comer gran variedad de alimentos varias veces al día en porciones reducidas

  • Comer varias veces al día ayuda en el funcionamiento del intestino y deja el metabolismo alto.

  • Tener una buena noche de sueño

  • Es tan importante para prevenir enfermedades como comer bien o practicar ejercicios. Lo ideal es tener un horario para acostarse y despertar. El neurólogo Rubens Reimão, del Hospital de las Clínicas de São Paulo, afirma que "esos cuidados son cruciales para que el organismo relaje y cumpla tareas exclusivas de la madrugada".

  • Beber por lo menos 2 litros de agua por día

  • La nutricionista Tânia Rodrigues cuenta que el cuerpo de un adulto gasta en 24h una media de 2 litros de agua en funciones como respiración, digestión, transformación de los nutrientes en energía y otras tareas. Lo que se consumió necesita ser restablecido. Además del envejecimiento precoz, la deshidratación ayuda en la aparición de enfermedades como alergias, asma, migraña, entre otras.

  • Disminuir el consumo de sal, así como los condimentos listos y los caldos de carne

  • De acuerdo con el cardiólogo Leno Lopes, "cuando la sal entra en el cuerpo, es absorbido por el intestino y va directo a la sangre. Si se consume en gran cantidad, cae en la misma proporción en los vasos. Como el agua del cuerpo es aspirada por el cloruro, el organismo, en el intento de mantener el equilibrio y normalizar la falta de agua, eleva la presión arterial para aumentar el flujo de sangre circulando ".

  • Disminuir las frituras

  • Los alimentos fritos tienen características inflamatorias, pueden traer resistencia a la insulina, acumulación de grasa abdominal y aumento de la presión arterial. De preferencia a los aceites de origen vegetal en la preparación de los alimentos - aceite de girasol, de soja y de canola.

  • Elimine el refrigerante

  • Es una bebida que contiene mucho azúcar y ningún valor nutricional. Tiene una gran cantidad de sodio, lo que puede aumentar la presión arterial. Los gaseosos del tipo cola dejan los huesos más débil, pues elimina el calcio.

  • Tenga una actitud positiva y un tiempo para el ocio

  • No lleve la vida tan en serio, evite pensamientos improductivos y pesimistas. Ame más, sonríe más, viaje más y se preocupe menos.

  • Con estos hábitos no tendremos una vida más larga, tendremos una vida más feliz. Sigamos lo que Brigham Young, un líder religioso, enseñó: "intentamos por lo tanto ampliar al máximo la vida presente, observando todas las leyes de salud, preparándonos para una vida mejor, por el correcto equilibrio entre el trabajo, el estudio, el reposo y la recreación" .