10 Explicaciones porque algunos hombres no quieren casarse
  • Un estudio, realizado por Ladies Home Journal, concluye que, a pesar de que jóvenes adultos (entre 25 y 35 años) ven el matrimonio como un objetivo, no desean casarse de inmediato; que prefieren divertirse y vivir la vida sin esa responsabilidad familiar. Al contrario de lo que ocurría en el tiempo de nuestros padres y abuelos, hoy no existe una presión social, religiosa o incluso profesional para casarse; por lo demás, soy capaz de decir que hasta el contrario es enseñado por la sociedad-como el concepto de vivir juntos en vez de casarse.

  • Vamos a ver las 10 razones principales sobre el porqué de los hombres más jóvenes no querer casarse en su juventud:

  • 1. Miedo del cambio

  • El mayor miedo que el matrimonio provoca es el del cambio. La vida de una persona cambia completamente cuando pasa de una vida de soltero para una vida a dos. La vida de casado también implica compromiso y sacrificios que no todos están dispuestos a hacer, principalmente cuando jóvenes.

  • 2. Aprovechar la vida

  • La vida de soltero permite ir novio, sin estar atrapado en relaciones con compromisos serios. Hay la idea, sobre todo entre los jóvenes adultos, de que ellos (tanto hombres como mujeres) deben enamorarse mucho y aprovechar la vida sin compromisos. Esta idea hace que el matrimonio sea pospuesto para más tarde.

  • 3. La salida fácil cuando no hay compromiso

  • El concepto de vivir juntos crea la idea de que es posible tener todos los beneficios de una vida a dos sin el compromiso serio de una boda. En el fondo, la idea de vivir juntos hace que la relación tenga una salida fácil cuando los problemas surgen. 8 desventajas de vivir juntos en lugar de casarse

  • 4. La responsabilidad puede asustar
  • Como los hombres no tienen que preocuparse por sus relojes biológicos, esperan hasta que sean mayores para tener hijos. Como la idea de la responsabilidad paternal y conyugal asusta, no desean ser empujados hacia una relación en que esa responsabilidad surja más temprano de lo que pensaban.

  • 5. Esperan por el "alma gemela"

  • Este punto es interesante. Muchos hombres son unos románticos y esperan encontrar su alma gemela.

  • El hombre define su alma gemela como la mujer que lo aceptará tal como es y que no le presionará para cambiar a algo que no es. Él esperará encontrar a esa persona para hacer un compromiso más serio y no contentarse con una segunda opción .6. No hay un cobro explícito No existe, en la sociedad, presión para casarse. Por otra parte, la falta de esa presión social aliada con una crisis económica (falta de empleo, por ejemplo) hace que la idea de crear una familia sea una idea distante.7. Miedo a un posible divorcio

  • Él quiere evitar el riesgo financiero que es un divorcio. Es triste imaginar que alguien entre en una relación ya pensando en la forma como ella podrá terminar, pero ese miedo es real y saber que existe el riesgo de poder tener mucho dinero en abogados y en los reparto de los bienes, hace que él evite casarse; de ahí cada vez más personas apostando por vivir juntos.

  • 8. Evitar competiciones y / o comparaciones

  • Los hombres, principalmente los más jóvenes, se resisten a la idea de casarse con una mujer que ya tiene hijos. Además de que esta situación se convierta en un padre

  • sin un tiempo de preparación (a pesar de existir el padre biológico, tendrá un papel importante en la vida del niño); también existe la posible competencia y comparación con el padre biológico del niño.

  • Mi mejor amiga se casará. ¿Y yo?

  • 9. Ambición profesional Los jóvenes adultos, antes de convertirse en hombres de familia, prefieren convertirse en hombres de trabajo. A pesar de que la estabilidad financiera es un factor importante, es la ambición profesional que también influye en ese retraso en la decisión de casarse. Los hombres pueden desear primero alcanzar el éxito profesional antes de casarse. 10. Apego a la solterización

  • Por último, los jóvenes adultos prefieren gozar de la vida de soltero y cuanto más tiempo dura, mejor. Este gusto por esa vida aumenta con el tiempo, pues el confort de tener su espacio, sus cosas y sus rutinas hacen que sea más difícil soltar esa vida por una vida a dos donde el compartir es uno de los principales cimientos.
  • Estudios demuestran: Las personas casadas viven más que las que viven juntas o solteras