10 Señales peligrosas de que usted superprotege a sus hijos
  • Por amar a sus hijos los padres temen que ocurran cosas malas a ellos, pero existen aquellos que superprotegen a los hijos impidiendo que tengan un desarrollo normal en varios aspectos de la vida como si no fuesen capaces, acabando por no pensar en las consecuencias para el futuro de ellos, en lo que pueden convertirse, adultos inseguros, inmaduros e infelices. El Dr. Gregory Ramey, director ejecutivo del Centro Pediátrico del Hospital Infantil de Dayton para Recursos en Salud Mental, dijo que "los padres superprotectores tienen buenas intenciones, pero actuando así dejan a sus hijos despreparados para lidiar con el mundo real" y no es lo que ellos desean para ellos.

  • Padres superprotectores: ¿cuándo es demasiado?

  • Para saber si ustedes están protegiendo demasiado a sus hijos, el Dr. Gregory enumeró diez actitudes que demuestran eso. Evaluar sus actitudes y cambiar lo que sea necesario para ayudar y preparar a sus hijos.
  • Ustedes están siendo superprotectores cuando:

  • 1. Intentan resolver todos los problemas de los hijos

  • Cuando surgen las dificultades ustedes asumen el control de la situación rápidamente para estar seguros de que los hijos no sienten ninguna molestia.

  • 2. Tiene contacto frecuente con la escuela de los hijos

  • En lugar de hacer que los hijos puedan lidiar con un problema, inmediatamente entran en contacto con los profesores y los directores para resolver el más pequeño de los problemas. 3. Hacen todo lo posible para asegurar que los hijos siempre serán exitosos.

  • Usted desaliente a los hijos de involucrarse en cualquier actividad que resulte en sentimientos incómodos.

  • Comprendan que cualquier persona aprende mucho con el fracaso y la frustración, incluso los niños. 4. Son excesivamente solidarios y comprensivos cuando las cosas no van bien

  • Ustedes no dejan a los hijos aprender a lidiar con la tristeza, la rabia y el conflicto tranquilizándolos siempre que se enfrentan a esas situaciones.

  • Es bueno cuando los hijos comparten sus sentimientos con los padres, pero ellos necesitan saber cómo manejar estos sentimientos y aprender, aceptar y superar las situaciones difíciles.

  • ¿Estás destruyendo la independencia de tu hijo?

  • 5. Gestionan las amistades

  • Ustedes desalientan a los hijos de tener contacto con niños que ustedes creen inaceptables.

  • Muchos niños tienen una gran influencia sobre sus hijos, ellos necesitan descubrir y percibir por ellos mismos, aprender lo que realmente significa ser un amigo.
  • 6. Hablan demasiado

  • Usted está siempre preocupado por el bienestar de los hijos, hablando todo el tiempo con ellos, con el cónyuge, con otros parientes o profesionales, buscando la garantía de que todo está bien. 7. Se entromete en el mundo de los hijos

  • Ustedes quieren saber todo lo que les pasa a los hijos, qué hacen, sienten o piensan. No respetan el derecho de tener su mundo y la privacidad de sus sentimientos y pensamientos, cualquiera que sea su edad.

  • 8. Esperan poco cuando se trata de las tareas domésticas o responsabilidades

  • Ustedes atienden a los caprichos de los hijos sin que ellos cumplan sus responsabilidades familiares, ni siquiera exigen eso de ellos, y hacen siempre los pensamientos, sentimientos y necesidades de ellos la mayor prioridad de la familia. 9. Desalientan a los hijos de correr riesgos

  • Usted va al extremo, hacen cualquier cosa para proteger a los hijos de cualquier amenaza física o experiencia emocional incómoda para que siempre se sientan bien. 10. Fracas al enseñar a los hijos sobre el mundo real

  • Ustedes protegen a los hijos de las injusticias, confusiones y crueldades del mundo.

  • Como padres sabemos que muchas veces el mundo es así, pero los hijos necesitan aprender a lidiar positivamente con estos atributos negativos en vez de ser protegidos de ese lado oscuro de la vida.

  • 5 consejos realistas para tener hijos más independientes

  • Amar a los hijos no es hacer todo y superproteger, pero es, además de enseñar y proteger, permitir que ellos crezcan y se desarrollen con sus propias experiencias, a medida que aprenden a discernir las cosas buenas y mal en la vida y hacer frente a los desafíos y dificultades para hacer las mejores elecciones y ser maduros, seguros y felices.