10 Mandamientos para una boda feliz
  • Ningún matrimonio es feliz por casualidad. La felicidad es una edificación que se inicia en cada persona y se intensifica en las relaciones. Siendo así, no sucede instantáneamente y es fruto de un gran aprendizaje. Pensar en formas prácticas de mejorar la convivencia conyugal es de suma importancia para esa edificación.

  • Analizamos 10 "NO" como mandamientos para la felicidad en la boda:

  • 1- No cometa adulterio

  • Uno de los factores que más sacuden un matrimonio es la infidelidad, así, sea fiel a ti mismo y al compromiso que asumió nunca traicionándolo su cónyuge.

  • 2- No juzga

  • Cultive admiración por su cónyuge. Cuando algo lo incomoda, converse amablemente de forma asertiva y objetiva. No se involucra en discusiones inútiles y pensamientos destructivos; oiga a su cónyuge deseando entender sus actitudes y sentimientos.

  • 3- No pelea

  • Brigadas destruyen la relación y aleja a los cónyuges. Aja de modo a nunca pelear, resolviendo controversias por el diálogo afectuoso. Recuerde que usted no necesita pelear, necesita tener buenos argumentos.

  • 4- No humillar

  • La autoestima es fundamental en un matrimonio feliz; cultiva la tuya e influye en el cónyuge a hacer lo mismo. Elogie con sinceridad y jamás actúe para hacer que su cónyuge se sienta humillado.

  • 5- No desiluda

  • El matrimonio no es el fin de los sueños individuales, por el contrario, es el refuerzo para que los cónyuges se ayuden mutuamente en la búsqueda de la realización. Es importante que los objetivos de cada uno sean respetados y que la pareja se apoye mutuamente.

  • 6- No menospreciar

  • El respeto a la individualidad, la confianza, las creencias y valores de su cónyuge deben ser cultivados con atención y cariño. Valorar a la persona que usted eligió para dividir su propia vida, nunca hable mal de su cónyuge o hiera su integridad.

  • 7- No compita

  • Muchas veces, en favor de un bien mayor, hay que ceder, tener paciencia y huir de cualquier tipo de competición con el cónyuge. Recuerde que usted no necesita "ganar" nada, pues sólo existe ganancia cuando ambos están felices.

  • 8- No se acomode

  • Mantenga cuidado con la higiene y apariencia, quiera estar bien para sí mismo y para su cónyuge. No se entregue a la rutina, sorprenda y busque agradar, demostrando cuánto el cónyuge es amado y valorado.

  • 9- No vacile

  • Preste mucha atención en su relación y actúe siempre a favor de mantener la armonía. Se percibe de inmediato si tiene algo a alguien desestabilizando su hogar y desarticule cualquier acción negativa. No acepte influencias externas como intromisión de familiares e interferencias negativas de amigos. Hable con su cónyuge y juntos establezcan estrategias de protección.

  • 10- No desista

  • Ante las adversidades busque nuevas posibilidades, dando relevancia a su compromiso y al sentimiento que determinó su unión. Gran parte de las bodas no termina por falta de amor, sino por falta de persistencia, tolerancia y paciencia. El hecho es que las uniones felices existen no por suerte o coincidencia, sino porque los cónyuges se dispusieron a decir "no" a lo que podría perjudicar la felicidad matrimonial.

  • Aproveche este momento; reflexiona sobre los mandamientos arriba y responda a sí mismo: usted ha dicho "no"?