10 Libros para leer con los hijos
  • Para el desarrollo de los pequeños y para fortalecer la relación entre los padres y los hijos, nada mejor que leer historias a la hora de dormir o en algún otro momento del día.

  • Con la introducción de lecturas variadas desde temprano, los niños comprenderán más a sí mismos y al mundo a su alrededor, ampliando conocimiento, cultura y sabiduría. Variar el tipo de lectura es muy válido para que su repertorio sea vasto proporcionando ventajas al niño.

  • Algunas sugerencias de libros que no pueden faltar en estos momentos agradables:

    1. El cuento de los hermanos Grimm - Hay varias versiones y precios. Sus historias, con simbolismos ocultos, ayudan al niño a construir valores sociales básicos.

    2. Reinas de Narito (sitio del Picapau Amarillo) - literatura brasileña repleta de aventura y fantasía, también divulga la cultura brasileña.

    3. El pequeño príncipe - Aunque muchas personas afirman que no es un libro infantil, los niños ganan mucho a través de la lectura de las aventuras del protagonista y de sus enseñanzas incrustadas.

    4. El Niño Maluquinho - El autor aborda a la infancia brasileña de forma divertida y exagerada. Los niños se identifican y si por casualidad desaparecen una olla del armario, puede estar seguro de que su hijo está usando en su propia cabeza.

    5. Viajes de Gulliver - El niño viajará con la lectura y la imaginación ganará fuerza a través de las historias maravillosas de una época distante.

    6. Peter Pan - Historia que une las generaciones, donde ningún niño deseará crecer.

    7. Coraline - El niño también le gusta sentir miedo. Estos cuentos son de escalofrío. El león, la hechicera y el armario - De la serie Narnia, enseñanzas, conductas y aventuras se encuentran en sus páginas muy bien escritas.

    8. Las mil y una noches - Diversificando la geografía, estos cuentos son diferentes e interesantes, además de ampliar el conocimiento y el deseo de saber más sobre otros pueblos.

    9. Veinte mil leguas submarinas - Historias distantes en el tiempo, aventuras e imaginación de forma sorprendente. Los libros no envejecen.

    10. Cuando los hijos se inserta en el medio literario desde temprano, incluso a través de observar que los padres están leyendo constantemente, ellos pueden adquirir mayor facilidad para entender materias en la escuela, desarrollan raciocinio más rápido y cuentan con la posibilidad de convertirse en adolescentes y adultos que, aman la lectura.

  • Hay una variedad enorme de libros llamativos para los niños. Pero ese consejo que sirve para la lectura general también vale para los niños: Nunca juzgue un libro por la portada. Lo ideal es abrir el libro y evaluar su contenido, proyectar lo que el niño tomará por aprendizaje a través de él, tanto cultural como con principios de vida. Las ilustraciones ayudan bastante, pero no son lo más importante. Una buena historia, diferente cada día, se convertirá en una rutina placentera.

  • Para saber elegir un buen libro infantil de acuerdo con la edad:

  • Bebés hasta 2 años: Historias cortas y sencillas, libros sensibles (de tela o con texturas), muchos grabados y diseños e incluso uso de títeres.

    • Niños hasta 3 años: Historias cortas, preferentemente que hagan referencia a la realidad en que el niño vive, con imágenes, música y títeres.

    • Niños de 3 a 6 años: Historias fantasiosas sobre el cotidiano familiar y social, con imágenes y letras grandes, pues muchas veces el interés del niño ya es en leer por sí mismo. Es importante escoger personajes adecuados, pues en esta fase los niños suelen colocarse en su lugar y fantasear las aventuras.

    • Niños a partir de los 6 años: Historias más robustas, pero no largas, personajes marcados, letras grandes para que el niño tenga interés de leer sola.

    • La lectura no necesita ser privilegio sólo de quien sabe leer. Mirar un libro y oír la lectura por otra persona puede ser tan agradable como la lectura sí mismo. Abrir las puertas a varios mundos a través de los libros no tiene edad.