10 Actividades para enseñar a sus hijos la importancia de su herencia familiar
  • Entender la historia de nuestra familia es entender nuestra propia historia. Hay un tema en Psicología y / o Historia que llamamos conciencia histórica, que consiste en conocer nuestra historia, entender el porqué de la evolución de nuestra nación estar donde está, y los acontecimientos que nos llevaron a desarrollar ciertos atributos como pueblo. Esto también puede ser aplicado en nuestra historia personal. Entender la historia de la familia en la que venimos tanto como la cultura que compartimos. Haciendo esto, entender y conocer más a nosotros mismos, y así respetar a nuestros antepasados ​​y admirar más nuestra propia cultura, que influye y forma nuestra personalidad.

  • Algunos consejos sobre cómo enseñar a nuestros hijos a buscar esa herencia familiar:

  • 1. Contacto con parientes

  • Desde los abuelos a los tíos que viven lejos, primos distantes, de 2ª o 10ª generación. Cuanto más personas tengamos contacto, mejor, para conocer sus historias, donde ellas se ubican en nuestra propia.

  • 2. Hacer la historia de la familia

  • Montar un árbol genealógico, conocer a la gente, establecer un parentesco más que sólo consecuencial.

  • 3. Fotografiar y preservar memorias

  • ¿A quién no le gusta ver una foto de cuando un abuelo o abuela era más joven? Preservar esas memorias nos ayudan a entender qué tipo de vida tenían en nuestra edad.

  • 4. Conocer la historia de las generaciones

  • Entrelazando el conocimiento de generaciones consiste en hacer disponibles las posibilidades de conocer más sobre cómo nuestros antepasados ​​vivieron su vida, resolvieron situaciones, crearon la familia. Nuestras vidas son directamente afectadas por la historia del mundo, y nuestra obligación de transmitir ese conocimiento, y explicar a nuestros hijos como somos de la forma que somos, y actuamos como actuamos en determinadas situaciones nos ayudará a ver que cada uno de nosotros lleva un equipaje de experiencia que puede ser útil para su propia generación.

  • 5. Escribir un diario

  • Si algunos de nuestros antepasados ​​mantuvieron diarios, podemos saber tanto sobre ellos! Imagínese cuánto enseñar un tatarabuelo que vivió a la vuelta del siglo de 1899-1900 puede darnos. De la misma manera, si queremos mantener vivas las enseñanzas a través de experiencias para las futuras generaciones, nuestros hijos, nietos y bisnietos, debemos escribir un diario, y mantenerlo siempre que podamos, para que nuestras experiencias puedan ayudar a alguien en el futuro.

  • 6. Preservar la salud

  • Conocer a nuestros antepasados ​​también sabremos qué problemas de salud son repetitivos en nuestra familia. Entendemos así nuestra herencia genética, las posibles enfermedades que podremos desarrollar a través del ADN heredado, y nos pregudamos con el conocimiento de la ciencia en progreso constante.

  • 7. Conocer nuestras raíces y ramas de nuestra familia

  • Hace poco, buscando ascendientes y descendientes interconectados a mi árbol genealógico, encontré parientes en algunos otros países que no tenía conocimiento. Conocer a estas personas ha sido una alegría para todos en nuestra casa, sobre todo cuando recibo correos electrónicos con fotos de mis ancestros como pequeños, jóvenes, y sus historias y tantos ejemplos. Me hace sentir feliz de formar parte de la familia a la que pertenezco.

  • 8. Documentación útil

  • Sea para probar una ciudadanía, sea para descubrir y documentar situaciones e historias de personas que poseen sus pertenencias, documentos desorganizados. Hacer esto facilita muchas tareas que dependen de los beneficios y otros. Entre los documentos que usted puede buscar y catalogar, están:

    • Registro de nacimiento.

    • Bautismo y otros registros religiosos.

    • Negocios de familia, contratos.

    • Certificados de defunción.

    • Certificados de matrimonio y divorcio.

    • Periódicos, papeles con noticias.

    • Registros militares.

    • Registros públicos, oficinas de trabajo, declaraciones de impuestos.

    • Testamentos, diarios, agendas, calendarios.

  • 9. Biografías

  • Una de las cosas que más me gusta hacer, y lo he hecho desde que era adolescente, es escribir la biografía de las personas de mi familia. Comenzando por los más viejos, que naturalmente tendrán menos tiempo que los más jóvenes, y pasar un tiempo con ellos oyendo y registrando su historia es como tener un tesoro, con tantos ejemplos de vida. Leer el artículo Cómo hacer una biografía para aprender esto.

  • 10. Reuniones de familia

  • Hacer reuniones anuales o bianuales e invitar a todos los parientes, descendientes, a los que se casaron y se convirtieron en parte de la familia, que traigan a sus hijos, nietos, todos juntos es un centro de información increíble. Cuando tenga estas reuniones, o incluso confraternizaciones de fin de año, esté seguro de tener un libro donde todos puedan firmar, y que puedan escribir quién son los padres, los abuelos, fechas de nacimiento, matrimonio, fechas y nombres de los hijos y todo lo demás .

  • Los valores que tenemos es fruto de esa conciencia histórica, que incluye el progreso de pensamiento a través de los siglos. Para estar aquí, tuvimos padres, y sus padres, y los padres de éstos, que vivieron en épocas diferentes y aprendieron, en su tiempo y su manera, a crear sus familias y vivir de la mejor manera que podían y lograr. Nosotros heredamos todo esto a través de nuestro linaje familiar. Conocer nuestra herencia familiar debe ser de tal importancia para mantener y dignificar nuestro propio nombre. Es dar el derecho y la felicidad a los hijos de alcanzar el autoconocimiento, elevar la autoestima, desarrollar tolerancia y tener orgullo de la familia a la que pertenecen.